Saturday, December 24, 2011

¿Qué dicen los hombres de mí?

13  Y viniendo Jesús á las partes de Cesárea de Filipo, preguntó á sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?14  Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; y otros; Jeremías, ó alguno de los profetas.15  El les dice: Y vosotros, ¿quién decís que soy? (Mateo 16: 13-15).

TODO lo que hacemos y decimos habla de nosotros; muestra nuestro carácter, orientación, creencia, convicción y cultura. El comportamiento ¡predica más que toda palabra que sale de la boca! Este, por lo general, persuade más que nuestras palabras. Tiene tanto poder que alguien escribió al respeto estas palabras: “Lo que haces hace tanto ruido que no me deja oír lo que dices.” Cuando leí esa frase, ese mismo instante entendí la definición de testimonio. Entendí que testimonio es la evidencia de nuestra vida no hablada. Este atesta, confirma, da fe y  autenticidad a lo que hablamos.

El pasaje de Mateo 16:13-15 expresa la importancia del testimonio. Hablamos de testimonio muy a la ligera, sin darle la importancia que Jesús le dio. Te has preguntado porque Jesús pregunto a Sus discípulos en ese pasaje bíblico ¿que dicen los hombres y ellos de El? ¿Por que Jesús considera importante que dicen los demás de nosotros?
Si leemos cuidadosamente Jesús hizo dos preguntas a Sus discípulos. La primera considerando que dicen los de afuera (los no creyente) de El. Segundo, que dicen los de adentro (Sus discípulos). En nuestro caso, seria que dicen los incrédulos y los hermanos en la fe de nosotros. Así como Jesús, ¿le has dado tú importancia a tu comportamiento hacia los demás? ¿Has valorado y considerado que dicen los demás de ti?

El apóstol Pablo sufrió persecuciones, rechazos, latigazos y otras molestias. En Gálatas 6:17 el apóstol enfatiza las cicatrices que lleva en su cuerpo por amor de Cristo y Su evangelio. Sus cicatrices son testimonios/evidencias de no vender La Verdad, a pesar de sus persecuciones. Pero más que Pablo es nuestro Señor Jesucristo que murió en la cruz. Su muerte en la cruz dio testimonio a la humanidad de Su inmenso amor por ella. Sus llagas y clavos en las manos y pies muestran lo que tuvo que pasar para darnos vida. La vida de nuestro Señor fue un testimonio constante de Su amor por nosotros. ¿Estamos nosotros evidenciando nuestro amor por El? ¿Sabe el mundo (los incrédulos) que tu eres cristianos?  ¿Saben tus hermanos en la fe que eres un verdadero cristiano que no vende la verdad a pesar de tus tribulaciones? Recuerda que nuestro Señor dijo que “por sus frutos los conoceréis.” ¿Estas tu dando frutos que evidencia la magnitud de Cristo en tu vida?

Thursday, November 24, 2011

Maestros Sin Entendimiento


Pues algunos, desviándose de estas cosas, se han apartado hacia una vana palabrería,
queriendo ser maestros de la ley, aunque no entienden lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas.
(1 Timoteo 1:6-7 La Biblia de las Américas)


“Las cuales hacen declaraciones categoricas.”  La ultima frase del verso es de suma importancia. Entre el pueblo cristiano es comun; especialmente entre los ‘doctos’ de la Palabra, hacer conclusiones basado en su propio entendimiento. Debido a ‘su entendimiento’ establecen leyes y estatutos “que ni ellos mismos pueden cumplir.” Los llamados ‘doctores’ en la Palabra le gusta usar a menudo el metodo de deducion para interpretar la Palabra. Muchos usan ese metodo para abusar, como los antiguos llamado “maestro de la ley” y alterar la Escritura para su propio bienestar. Estos forman su propia interpretaciones, normalmente incorrectas, para su propio beneficio. ¡Imaginese a un maestro de la ley de aquellos tiempos, los cuales como los llama la Escritura “no entienden lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones…” tomando decisiones contundente que van afectar a toda una tribu, pueblo o nacion! Esto no solo sucedia en tiempos de la antigüedad sino que tambien en estos tiempos sucede.

Existen varias razones por las cual se desea adquirir un doctorado en Teologia, Divinidad, u otro grado teologico. El que conoce nuestro corazon sabe el motivo por el cuado deseamos obtener ese conocimiento. Aquellos que adquieren el conocimiento como forma de controlar al debil en conocimiento y fe, seran como aquellos “maestros sin entendimiento” de los cuales nos hace referencia La Escritura. Pablo tenia mucho conocimiento de la Ley. Este se educo en la universidad de Gamaliel. Hechos 22: 3 nos dice: “Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, educado bajo Gamaliel en estricta conformidad a la ley de nuestros padres, siendo tan celoso de Dios como todos vosotros lo sois hoy.” Aun asi, Pablo considero todo “basura” por el ¡conocimiento de Cristo! “Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo,” (Filipenses 3:8). El apostol Pablo nos certifica que el conocimiento de Cristo es mas valioso que todo conocimiento fuera de El.

La letra no usada con el entendimiento de Dios puede hacer mucho dano.  Esta el riesgo de promover arrogancia, orgullo, altivez en aquel que la implementa sin la sabiduria de Dios. La letra es buena cuando permitimos al Espiritu Santo usarla para la edificacion de la iglesia.  En todo lo que hacemos tenemos la oportunidad de hacerlo para la carne o para el espiritu. El uso que le damos al conocimiento Dios nos permite obtener, sea estudiando o mediante Su revelacion, muestra  si estamos edificando para la carne o  para el espiritu.  

Estudiar y adquirir conocimiento de Dios mediante el escudrinamiento de La Palabra es algo que al Senor le agrada. El mismo nos insta a escudrinar La Escritura porque en ella encontraremos la verdad de El. La Biblia nos dice en Juan 5:39: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;” Solo tenemos que cuidarnos de usar ese conocimiento sabiamente para lo que El la diseno. 2 Timoteo 3:16 nos dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.” Por lo tanto, ¡todo lo que aprendemos de Su Palabra debe ser utilizado para ese fin, proposito y designio!

Sunday, November 20, 2011

Salvador o Señor

¿Estas tu sirviendo a Jesús por conveniencia o porque estas convencido quien es El?
¿Es el Señor de tu vida?
Muchos llegamos a Cristo después de ser tocado por el Espíritu Santo. El cual nos revela nuestras iniquidades y la necesidad de Cristo en nuestra vida para alcanzar la vida eterna. En ese momento Jesucristo se convierte en nuestro Salvador y Redentor. Él ha redimido nuestro espíritu y liberado nuestra alma de la muerte eterna. Pero Jesucristo quiere ser algo más de nosotros. Él quiere ser ¡tú Señor! Mientras El solo sea el Salvador y Redentor tuyo, solo gozaras de las bendiciones del reino. Al contrario, si lo haces ¡SEÑOR de tu vida! Entonces gozaras de la ¡plenitud de la salvación! 
Muchos cristianos reciben a Cristo como su salvador y redentor, pero no lo hacen el Señor de su vida. Es muy conveniente venir a Cristo para recibir. Recibir: la vida eterna, bendiciones de los hijos, protección y provisión divina, etc. El problema surge cuando tenemos que darle TOTAL señorío a Cristo para que dirija nuestro caminar; nuestro vivir. Cristo desea ser la brújula que dirige nuestro caminar, decisiones. Ahí es donde muchos cristianos tienen problema, en ceder la dirección COMPLETA de su vida a Cristo; al gobierno de Cristo y la guíanza del Espíritu Santo. Jesucristo anhela tener una relación íntima, personal con cada uno de sus seguidores; con cada cristiano. Para eso es necesario que muramos a la carne, lo que nos hace apegarnos a las bendiciones generadas por la salvación, y vivamos en el espíritu, lo que nos permite entregar nuestra voluntad a Cristo, por consiguiente, hacerlo a El señor de nuestra vida.
Evalúate hermano y asegúrate donde tu estas. ¡Si sigues a Cristo por las bendiciones o por quien Él es!

Wednesday, November 16, 2011

El Silencio de Dios

¡Oh que difícil es el silencio de Dios! Esos momentos donde necesitamos escuchar de Él,  y es  como si Él no escuchara que lo necesitamos en ese momento. Clamamos y clamamos pero no hay respuesta; no escuchamos Su Voz  ¡Que angustia! ¡Que desesperación! ¡Es lo mismo que estar sin vida!  ¡Su Voz….! ¡Que hermosa y regocijante es! ¡Alivia el alma y levanta el espíritu!  

Todo aquel que camina con Dios tiene algo bien claro, que en Su silencio Él no está callado. Cuando Él está 'supuestamente' callado, es cuando más está trabajando.  Para muchos cristianos este es un concepto muy difícil de entender. En los 400+ años de silencio (Jehová no hablaba al pueblo), Israel no entendía que Jehová su Dios estaba poniendo TODO en orden para la llegada de su Libertador y Salvador, ese Mesías que ellos tanto esperaban, El cual le fue prometido y relatado por Isaías. 
Sara no supo esperar el tiempo de Dios. Ella creía que Dios se había olvidado de la promesa de que ella iba a darle un hijo a su esposo Abraham. Sara no entendía la visión, ella no entendió que el hijo de la promesa procedería de ella, no de otro vientre. Sara no resistió el silencio de Dios y tratando de ayudar a Dios complicó más la situación. Ella le pedio a Abraham que se llegara a su criada para engendrar el hijo que Dios prometió darle por ella. Lo mismo hacemos nosotros. Cuando Dios no habla, en el tiempo que creemos Él debe hablar, procedemos ayudarle. ¡No soportamos el silencio de Dios! y nos desesperamos, y en la desesperación surgen las malas decisiones.  ¡Ojala fuésemos como José! que aún no escuchaba de Dios, mientras era ultrajado y encarcelado, se mantuvo firme y estable, el no deshonro a Dios tomando sus propias decisiones. Las tribulaciones de José empezaron desde su adolescencia, y duraron cerca de unos 13 años. José se mantuvo firme en el silencio de Dios y pudo ver la gloria de Dios en su vida!

Mientras esperamos en Dios, desarrollamos la fe y paciencia; aprendemos a depender de Él.  El silencio de Dios no es un castigo para el creyente. El no usa Su silencio como represalia contra Sus hijos, al contrario, aprendemos a tener dominio propio y a la vez desarrollar y moldear el carácter. También aprendemos que Él es quien tiene la dirección y control de nuestra vida.  
El salmista David, en el salmo 40 (versión RV Antigua), describe las bendiciones de esperar pacientemente a Jehová: “Resignadamente esperé a Jehová, E inclinose a mí, y escuchó mi clamor….” Resignadamente solo quiere decir – DOCILMENTE, RENDIDAMENTE, HUMILDEMENTE, FILOSOFICAMENTE, MANSAMENTE - hasta que Él se plazca en responder. Hay poder, milagros, y soberanía expresada en el silencio de Dios. 
Mientras estamos quietos, el Señor perfecciona Su obra en nosotros. Aprendamos a gozarnos en Su silencio y podremos ver como El endereza nuestros pasos y nos moldea a ¡Su obra perfecta!


Friday, October 28, 2011

El Privilegio de ser Soltero


36Y había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad muy avanzada, y había vivido con su marido siete años después de su matrimonio, 37y después de viuda, hasta los ochenta y cuatro años. Nunca se alejaba del templo, sirviendo noche y día con ayunos y oraciones. 38Y llegando ella en ese preciso momento, daba gracias a Dios, y hablaba de Él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén (Lucas 2:36-38).

Ser un cristiano soltero es un privilegio. La historia de Ana nos presenta un pequeño panorama de los beneficios de ser soltero para servir libremente al Señor. También el apóstol Pablo lo expone en su carta a los Corintios: A los solteros y a las viudas digo que es bueno para ellos si se quedan como yo (1 Corintios 7:8).  Pablo entendía la ventaja de ser soltero para servirle a Dios y para ejecutar el trabajo que Jesús nos encomendó. Es entendido, también, que no todos pueden ser eunucos. Sin embargo, el Señor a elegidos algunos eunucos pero ellos, lamentablemente, han tomado la decisión de no serlo.

Ana habla de cómo ahora (después de su viudez) tenía todo el tiempo disponible para ir al templo. Ella lo hacía día y noche puesto que no tenía nadie a quien rendirle cuentas. También ella podía servir las necesidades presentadas en el templo,  pero mejor aún, buscar la presencia de Dios en ayunos y oraciones. Debido a la liberta que tenía de ir diariamente al templo, Ana pudo contemplar y ser testigo de un evento muy importante: la presentación de ¡nuestro Salvador Jesucristo! Ana fue una, sino la primera, en el Nuevo Testamento que predico ¡el Mesías, el Redentor de Israel y de toda la humanidad!

Muchos miran el estar solo como si fuera un gran mal, y se afanan para buscar pareja. Oran al Señor y piden oración para que Dios le conceda una ayuda idónea. Lo triste es cuando nos precipitamos al tiempo de Dios y elegimos nosotros mismos nuestra pareja. Ahí es donde empieza el lloro y crujir de dientes. El resultado es desconsolador para el llamado y ministerio de esa persona. Cuando tomamos decisiones fuera de la voluntad de Dios, alargamos el tiempo que Dios había determinado para activar nuestro llamado/ministerio. Después deseamos habernos quedado soltero.

Mi querido hermano en Cristo, estar soltero no es un desorden sicológico. Al contrario, estar soltero con el propósito de servirle al Señor es una ventaja y privilegio. No te amedrentes si ahorita no tienes pareja, enfócate en conocer a tu Creador y espera pacientemente mientras te gozas en El. Puede surgir que con el tiempo te des cuenta que en realidad lo que deseas es quedarte eunuco para el servicio en el templo. Es hermoso poder deleitarse en el Señor sin impedimentos, sin restricciones y sin limitaciones.

¡Gózate en el Señor y en el tener la posibilidad y ventaja de servirle libremente!

Monday, August 15, 2011

Vestimenta Digna

Además, de la tela azul, púrpura y escarlata hicieron vestiduras finamente tejidas para ministrar en el lugar santo, y también hicieron las vestiduras sagradas para Aarón, tal como el SEÑOR había mandado a Moisés (Éxodo 39:1).


En este tiempo muchos cristianos han perdido la alegría y emoción de ir y llegar a la casa de Dios.  Al principio de su conversión al evangelio, prepararse para ir y llegar a la casa de Dios parecía como si fueran a una fiesta de alto lujo. Sacaban la ropa la noche anterior, buscaban lo mejor para vestir. Dejaban la vestimenta lista la noche anterior. Ponían la alarma para levantarse temprano asegurándose que estarían temprano en el servicio para aprovechar todo el servicio. Había gozo y alegría en nuestro corazón el saber que íbamos a la casa de Dios. Había un reconocimiento a dónde íbamos, por lo tanto vestíamos de acuerdo al lugar. Reconocíamos que era un lugar donde moraba la presencia de Dios y por consiguiente, un lugar santo. Un lugar que se le debía dar honor y reverencia. Lo demostrábamos en mayor parte con nuestra vestimenta.

Es cierto que los tiempos cambian (esto es inevitable). Este proceso nos lleva a tomar medidas y soluciones diferentes para adaptarnos a esos cambios.  Aún así, entendemos que nuestro Dios es inmutable, El no cambia. Por lo tanto, los mismos principios morales y la misma santidad que El pedía de Su pueblo no han cambiado. La iglesia de Jesucristo está gobernada por los principios bíblicos, no por los cambios sociales. Si Dios hubiese querido que Su pueblo se ligara a las naciones a las cuales iban a conquistar, y siguieran sus leyes, cultura, y dioses, El no le hubiera dicho, estrictamente, que “no se contaminaran” con ellas (las naciones). Dios advirtió a Su pueblo de las consecuencias que le vendrían si ellos (Su pueblo) adoptaban las leyes, cultura, y dioses de esas naciones. Dios es el mismo ayer, hoy, y siempre.


En 1 Timoteo 2:9-10 el apóstol Pablo exhorta a la mujer cristiana a vestirse con honra.  El apóstol se dirigió primariamente a la mujer porque ella posee atributos, que si expuestos, pueden causar trastornos al varón.  Desde el principio, La Escritura habla de cómo debe vestirse el sacerdote.  En Éxodo 28:2 la Escritura nos dice: Y harás vestiduras sagradas para tu hermano Aarón, para gloria y para hermosura. Leyendo más adelante vemos que El mismo Dios diseño las vestimentas del sacerdote (Éxodo 28:29). ¿No cree usted entonces que para Dios la vestimenta es de suma importancia? 1 Pedro 2:9 dice de nosotros: Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. Con esto en mente, y en nuestro corazón, debemos entender que ¡a Dios si le importa cómo nos vestimos! especialmente cuando vamos al santuario.
 
El comentarista Mathew Henry escribe: el hombre religioso tiene que asegurarse que su comportamiento responde a su profesión. Porque hay muchos hombres malvados observando las vidas del profesor de religión (traducido al español). Si profesamos ser cristianos, debemos comportarnos como tal.


Muchos se refugian en el versículo de 1 Pedro 3:3-4 donde La Biblia nos habla de que vuestro adorno no sea externo sino interno (parafraseado), para vestirse como le place.  Le dan la interpretación que le conviene, así  andando en su propio entendimiento, justificando su forma de vestir. El apóstol Pedro nos exhorta a ejercitar el alma, embelleciéndola con pureza y humildad.  A la misma vez, debemos vestir nuestro cuerpo, todo el tiempo, con prudencia. Más aun vestirnos con honor cuando vamos al santuario.


Tuesday, August 2, 2011

El Anhelo Por La Casa De Dios

¡CUAN amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!
Codicia y aun ardientemente desea mi alma los atrios de Jehová: Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo. Aun el gorrión halla casa, Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus pollos En tus altares, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío. Bienaventurados los que habitan en tu casa: Perpetuamente te alabarán (Selah.)-Salmo 84:1-4
 
“Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad.” ¡Cuan contento estaría nuestro Señor Jesucristo si Su iglesia tuviera este anhelo!  El autor del salmo 84 sabía los beneficios de morar en la casa de Jehová. Por lo tanto deseaba estar en el santuario que estar en otras actividades. Contrario a la iglesia en estos tiempos, la cual ha perdido el anhelo por la casa de Dios.


Habitar en la casa de Dios no es una prioridad para la iglesia en estos tiempos. El trabajo y las preocupaciones han tomado precedencia. El anhelo por pasar tiempo en la casa de Dios se ha perdido. Para muchos, el tiempo que pasamos ‘es demasiado’ y aun critican aquellas congregaciones que dedican mucho tiempo en el santuario. El tiempo de los ‘cultos’ o asambleas santas cada vez lo vemos más reducidos, mientras que las actividades sociales se han aumentado. Los pastores tienen miedo que los miembros se ‘aburran’ o se ‘duerman.’ Tratan de acomodar el tiempo y el horario para beneficiar a los miembros, olvidándose de los beneficios que tendrán los miembros si permanecen en la casa de Dios.  
  
El verso 3 del salmo 84 relata a que aun los pajarillos tratan de hacer su nido lo más cercano posible de los altares de Jehová. Si los pajarillos conocen la bendición de estar cerca de Su morada, ¿cómo es que la iglesia, la cual tiene la oportunidad de entrar a Su morada, no tiene el anhelo ardiente de llegar a la casa de Dios? Entiendo que las asambleas santas se han desviado del propósito principal. En estos tiempos hay muchos programas que han tomado lugar del servicio y culto a Dios. Aun así, lo importante es llegar a Su casa. El solo hecho de estar en Su casa produce bendición y liberación. Porque sabemos que el Espíritu de Jehová está presente. Y donde está el Espíritu de Dios ¡ahí hay libertad!

Cuando llegues a la casa de Dios, vete inmediatamente al santuario. No te entretengas saludando o hablando. No desperdicies el tiempo. Ve y arrodíllate delante de tu Dios y dale culto a Él. Derrama tu corazón delante de tu Salvador y no te importe lo que sucede a tu alrededor. Gózate en Su presencia; disfruta ese tiempo de comunicación con El. Cada persona es responsable de cómo usa el tiempo cuando llega al santuario. No seas tú uno de esos que llega a la casa de Dios a socializar. Aprovecha el tiempo en el santuario y dale gloria y honor a quien gloria y honor merece, Jesucristo, tu Salvador. Recuérdate que muchos desearían tener la oportunidad de libremente adorar al Señor, o de llegar a la casa de Dios. Pero están restringidos por la situación que sea. Unos están en el hospital, otros en la cárcel, otros tienen problemas de gobierno, etc. Tú que tienes el privilegio, la libertad, y la oportunidad, no desperdicies ese momento precioso que es estar en Su casa. Nunca es demasiado, cuando se anhela estar en ¡Su casa!




 

Monday, July 25, 2011

El Manto De Santidad


¿Has pensado alguna vez porque los ministros pecan deliberadamente? ¿Has meditado por que se te hace difícil, casi imposible, andar en santidad? La Escritura nos dice en 1 Pedro 1:15-16 que debemos andar en santidad: “15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.  También nos exhorta en Hebreos 12:13-15: 13 y caminad por sendas llanas; que vuestros pies no dejen el buen camino, y si algo hay en vosotros débil o cojo, que sane y se fortalezca.  14 Evitad toda rencilla, y procurad llevar una vida limpia y santa, porque sin santidad nadie verá al Señor.  15 Cuidad unos de otros, no sea que alguno no llegue a alcanzar el favor y la ayuda de Dios. No deis lugar a que broten en vosotros raíces de amargura que os impidan progresar en vuestra fe y que contaminen la vida espiritual de muchos (Versión Castilian).  Aunque estas exhortaciones y ordenanzas son dadas a Su iglesia, Su iglesia aun continua pecando deliberadamente.  ¿Te has preguntado porque deliberadamente? También yo le he preguntado esto mucho al Señor.

Entendemos que mientras estemos en este cuerpo, al cual le atrae lo no santo, instigaremos en deseos pecaminosos. El apóstol Juan, en sus cartas a la iglesia, nos da las enseñanzas necesarias para que no continuemos pecando: “Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Pero si alguno ha pecado, tenemos un abogado ante el Padre: Jesucristo el justo, que se ofreció en sacrificio por nuestros pecados…” (1ª Juan 2:1-2).  Mayor que el apóstol Juan es nuestro señor Jesucristo  el cual le dijo al inválido que sano “...Ahora que has sido sanado, no peques más. Así evitarás que te vengan males peores” (Juan 5:14). El mismo Jesús nos dice que no pequemos mas después de ser salvos para que no nos vengan consecuencias peores, entonces ¿qué excusa tenemos para hacerlo?

Así como le pedimos al Señor que aumente nuestra fe, amor, discernimiento, etc. ¿Porque no le pedimos el manto de santidad? El Señor nos dice “Pedid y se os dará.” ¿Cuánto más si anhelamos andar en santidad? Nuestro Señor Jesucristo y el Padre se deleitan cuando deseamos agradarle y cumplir, de corazón, sus ordenanzas.
                                           
                                                           (continua)...


Wednesday, July 20, 2011

¿Cuál Es Tu Actitud Ante La Guerra?

"Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los Filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Que quizá no se arrepienta el pueblo cuando vieren la guerra, y se vuelvan á Egipto" (Exodo 13:17).


¿Cuál es tu actitud ante el conflicto? ¿Retrocedes o continúas?
A muchos cristianos el Señor los tiene que llevar por caminos pacifico, aunque esto conlleve  tardarse para llegar a su destino. El propósito de esta estrategia, usada por el Señor, es para evitar que retrocedan. Cuando venimos a Cristo, muchas veces los problemas se intensifican (obras de Satanás para que retrocedamos) y tendemos decir “pero cuando yo no era cristiano no tenia tantos problemas.” Por lo tanto, el Señor tiene que mantenerlos en anonimato a los problemas, por lo menos por un tiempo hasta que maduren en Cristo, para evitar que regresen al mundo. Algunos cristianos tienden a retroceder ante el conflicto; no saben enfrentar problemas. En medio del conflicto es que conocemos el poder de Dios. Por lo tanto, si tratamos de esquivar todo conflicto presentado en nuestro caminar, nos estamos robando la oportunidad de ver al Todopoderoso en acción.

Leyendo la travesía del pueblo de Dios podemos observar en cada situación/conflicto que el pueblo curso, la mano de Dios los libro. Entonces, ¿porque hemos de querer eludir los problemas en nuestro caminar, si sabemos que ahí es donde vamos a conocer la potestad de nuestro Dios? Los problemas se enfrentan y se resuelven buscando la dirección de Dios. El cual, mirando nuestra confianza en El, se glorificara en nuestra situación. Cuando Dios nos envía a una encomienda, no nos detengamos por temor a lo que vayamos a cursar. Si Dios es con nosotros, ¡quien contra nosotros! Cuando Dios nos envía, ¡El nos respalda!

Muchos cristianos no se arriesgan hacer la obra de Dios por miedo a las situaciones que, a lo mejor, tendrán que enfrentar si le dicen “si” a Dios. Se pierden la bendición de que Dios los use, pero más aun de ver a Dios haciendo milagros y prodigios. El miedo a lo nuevo muchas veces nos deshabilita, y preferimos quedarnos guardaditos en lo que conocemos. Sin entender que andamos por fe, no por costumbres. Dios quiere llevarnos de gloria en gloria en el conocimiento de Él. Quiere hacer nuestro día diferente cada día; interesante. Dios quiere que salgamos y seamos de bendición para aquellos que no le conocen todavía. Muchas veces nos va hacer caminar por caminos de guerra, pero El quiere que confiemos que ¡El nos cruzara en victoria!

No tengamos miedo ante los conflictos, batallas, guerras que pueden surgir en nuestro andar. Con Cristo como nuestro capitán todo saldrá bien. Arriesguémonos a caminar por lugares, que a lo mejor, estarán en guerra. No permitamos que el miedo nos deshabilite. Salgamos de nuestra área de comodidad y dejemos que Dios actúe en nuestra vida, como El desea hacerlo, con libertad. No le pongamos restricciones. Confiemos que nuestro Dios nos va a librar y nos va a cruzar al otro lado ¡en paz!

Tuesday, June 21, 2011

¿Bajo Qué Comando Caminas?

"Cuando la nube se movió, la gente la siguió. Cuando ella paró, todos pararon"
 Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.
     Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego (Exodo 13:21-22).
   
A veces pensamos que  estamos en la voluntad de Dios porque estamos trabajando en Su obra, decimos estar en “los negocios” de Dios.  ¿Alguna vez has pensado que, a lo mejor, lo que haces no es la voluntad de Dios? Estar trabajando para la obra de Dios no necesariamente significa que estamos en la voluntad de Dios.  El apóstol Pablo, en su buena intención  y deseo, quería predicar en Asia pero el Espíritu se lo impidió: Los hermanos solo querían predicar a Cristo en Asia ¿qué paso entonces? ¿Porque el Espíritu se lo impidió? ¿Que había en Bitinia que le fue impedido llegar? ¿Has querido tu muchas veces predicar en lugares y el Espíritu te lo ha querido impedir, pero tu aun lo haces pensando que es Satanás incitándote a no hablar de Cristo? ¿Has querido ir a lugares y todo se te hace difícil, pero tú crees que es obra de Satanás porque van a suceder grandes bendiciones y milagros? ¿Te has puesto a pensar que puede ser el Espíritu impidiéndote la salida?
6 Seguidamente atravesaron las regiones de Frigia y Galacia, pero el Espíritu Santo les prohibió que, al menos por el momento, predicasen la palabra en la provincia de Asia.  7 Luego, bordeando los límites de Misia, se encaminaron al norte, con el propósito de alcanzar la provincia de Bitinia; pero el Espíritu de Jesús no permitió que lo hicieran,  8 en vista de lo cual, pasando junto a la provincia de Misia, llegaron a Troas.
(Hechos 16:6-8-Version Castilan). ¿Cómo interpretaríamos este pasaje?
 
Tenemos que ser cauteloso y evaluar cada situación antes de asumir que Satanás es quien esta obrando. Como creyentes, lleno del Espíritu Santo, tenemos que aprender a discernir cuando es el Espíritu que nos impide hablar o salir en ciertas ocasiones o momentos. Como cristianos obedientes, debemos presentar TODAS nuestras salidas, entradas y decisiones al Señor para que sea Él quien las evalúe y las apruebe. Asegurémonos nosotros de obedecer la decisión del Espíritu. Porque El sabe lo que nos conviene.  El es el único que escudriña los espíritus, si son de Dios o no. ¡No todo lo que brilla es oro! Todas nuestras salidas y entradas deben consultarse primero con el Espíritu Santo
 
El pueblo de Israel no se movía sin la dirección de Dios. De igual manera, nosotros los creyentes no debemos movernos sin la autorización del Espíritu, aun cuando parezca que es bueno.  El pueblo de Dios pudo llegar a la tierra prometida porque la nube de Jehová estaba guiándole el camino.  Ellos no se movían si la nube no se movía.  Dejémonos guiar por la nube del Espíritu para estar en la voluntad de Dios. No contristemos al Espíritu para que su nube no se aparte de nosotros.  Aunque decimos estar en ‘los negocios’ de Dios, no veremos la bendición de Dios porque estamos fuera de Su nube; de Su voluntad. Oremos al Señor para que nos de discernimiento y podamos distinguir las estaciones ¡caminando bajo Su nube; bajo Su comando!

Monday, June 20, 2011

Testimonio

Ahora más que nunca tenemos que cuidar nuestro testimonio como cristianos.  Cuando el apóstol Pablo dijo en Gálatas 2:20: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí, él entendía que Cristo tenía que resaltar en su vida, mientras que su ‘yo’ tenía que menguar.  El ‘YO’ no predominaba en la vida del apóstol Pablo después de su conversión a Cristo. Juan el  Bautista dijo que era necesario que el menguara para que Cristo resaltara: “Es necesario que El crezca, y que yo disminuya” (Juan 3:30)- de igual manera el creyente.  La Escritura nos exhorta a dejar ciertas cosas, si afecta al hermano, por amor al evangelio y a ese hermano. Estos son tiempos donde vamos a predicar más el evangelio de Jesucristo por medio de nuestro testimonio.  La definición de testimonio es: ‘Lo que haces, hace tanto ruido que no me deja oír lo que dices’.  Basado en esto, podemos entender que nuestra conducta como cristiano habla mucho más que nuestras propias palabras.

El cristiano que ha tomado una decisión consciente de seguir a Cristo tiene que entender que hay sacrificios añadidos a esa decisión.  Jesús nos dijo que es necesario negarnos a nosotros mismo y llevar Su cruz si hemos de servirle: Y decía a todos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame” (Lucas 9:23). Jesús dejo Su Gloria al lado del Padre para venir a la tierra a morir por la humanidad, así rescatándola de la muerte eterna, y brindándole el regalo de vida eterna al lado del Él y el Padre.

Cuando escribo que ahora más que nunca tenemos que cuidar nuestro testimonio, es debido a que el evangelio de Jesucristo está sufriendo ya que muchos estamos cediendo al pecado y testificando mal del poder del evangelio de cambiar vidas.  Hay muchos predicando el evangelio de Jesucristo, pero no están viviendo lo que predican. La Palabra nos dice en Mateo 7:16: “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos?” Cuando La Palabra habla de frutos se refiere al producto, resultado, y podemos considerar también el testimonio. El señala el tipo de creyente que somos. El hermano Santiago nos dice que la fe sin obra está muerta (Santiago 2:14-26), así mismo el cristiano que no lleva frutos buenos de arrepentimiento.  

Analicemos como estamos viviendo nuestra vida. ¿Está esta testificando de Cristo y el poder de Su evangelio? Vamos a reflexionar en nuestro testimonio y que estamos diciendo con él. ¿Estamos diciendo que somos de Cristo, o estamos diciendo que no hemos tenido una conversión genuina? ¿Qué dicen los demás de ti? Jesús pregunto a sus discípulos: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? Y le respondieron, diciendo: Unos, Juan el Bautista; y otros Elías; pero otros, uno de los profetas. El les preguntó de nuevo: Pero vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Pedro, le dijo*: Tú eres el Cristo (Marcos 8). No en vano esta ese pasaje en La Palabra. Con esto nos podemos dar cuenta que lo que dicen los demás, respeto a nuestra vida de creyente, y como vivimos el evangelio que predicamos, es muy importante para la expansión del mismo.
¡Seamos hacedores y no solo oidores ni lectores de La Palabra!

Friday, June 17, 2011

¿Donde Esta Tu Corazón?

 
Alzare mis ojos á los montes, ¿De dónde vendrá mi socorro?

¿Cuántas veces te has sentido que estas solo? No encuentras refugio ni refrigerio para tu alma. Te pregunta si estas en pecado porque no sientes ni padeces. Solo hay un vacío; una inconsolable tristeza que embarga tu alma. ¿A quién acudes cuando te sientes triste? ¿Cuál es tu escape? Espero estés acudiendo al único que puede darte refrigerio. El único que lleva por nombre Príncipe de Paz. El único que te entiende y desea darte el refrigerio que buscas. Se llama Jesucristo.  Aquel que ha recibido la revelación sabe que ¡nuestro socorro viene de Jehová!

Dios Padre, Jehová de los ejércitos, envió a Su Unigénito, Jesucristo, para que en El tuviéramos paz y esperanza.  El mundo, mejor dicho Satanás, siempre ha tratado de robarnos de esa paz dada por Cristo en la cruz del calvario.  En Cristo tenemos paz, pero si no miramos a Cristo en tiempo de pruebas, estas se convertirán en angustias.  Las pruebas se tornan en angustias cuando no miramos al cielo, donde encontramos nuestro auxilio.  Cuando estás en pruebas, ¿dónde está tu corazón? La Escritura nos dice que donde esta nuestro tesoro ahí esta nuestro corazón (Mateo 6:21).  ¿Están tus ojos puestos en las cosas del mundo, o en las cosas de arriba? ¿Buscas consuelo en el mundo, o lo buscas en el cielo? Tu paz vendrá dependiendo el lugar donde la busques. Jesús nos dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27). 
Para sobrevivir este mundo, tenemos que estar escondido en Cristo.  Nuestra única defensa al diablo es la sangre preciosa de nuestro señor Jesucristo.  Tenemos que ponernos las armaduras de Dios (Efesios 6: 11- ) para poder estar firmes contra las acechanzas del diablo.  Ni la sabiduría ni inteligencia de este mundo te sirven para pelear y resistir al diablo. ¿Dónde está tu corazón?

Friday, June 3, 2011

Buscarle Mientras Pueda Ser Hallado




Buscad á Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano (Isaías 55:6)

Por esto orará á ti todo santo en el tiempo de poder hallarte: Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas á él (Salmos 32:6)


Buscar a Dios, en estos tiempos, no parece ser una prioridad. El hombre esta ensimismado y se ha olvidado de su Creador. Muchos estan rechazando la fe y otros hasta han apostatado de la fe debido a la maldad de este mundo. Por lo que La Sagrada Escritura nos dice que los tiempos se acortarian por amor a los escogidos, puesto que muchos se iban a enfriar en los ultimos tiempos debido a la maldad (Mateo 24:12 Parafraseado).  Muchos han dejado de atender la casa de Dios para atender su propia casa. Le estan dando supremacia a ‘su casa’ y se la han quitado a Dios (supremacia). Los problemas y circumstancias le estan robando el tiempo de buscar a Dios. Con esto, dandole poderio a sus problemas y testificando que Dios no puede resolver sus problemas. Cada quien esta tratando, con sus propias fuerzas, de resolver sus problemas y enfrentar sus circumstancias.

Son tiempos dificiles los que enfrentamos como seres humanos. Como cristianos, son los mejores tiempos para evangelizar.  La gente esta cansada de pelear con sus propias fuerzas. La humanidad esta buscando refrigerio y descanso espiritual. Estoy segura que el Espiritu Santo esta tocando las vidas donde se ha sembrado la semilla del evangelio. Como dijo Jesus, tenemos que ver los tiempos, y estos son tiempos para una evangelizacion agresiva. La Palabra dice “Mi pueblo perece por falta de conocimiento” (Oseas 4:6). No nos hagamos sin conocimientos a la realidad que vivimos. Tomemos ventaja de “la mies madura” y prediquemos el evangelio de Jesucristo con denuedo.  Lo que la humanidad necesita es a Cristo! Vamos a presentarselo!
Iglesia de Jesucristo, no te aflijas ante tanta maldad. Animate a saber que lo escrito en Las Sagradas Escrituras, La Palabra de Dios, se hace realidad cada dia. Por lo tanto, esto debe animarte a saber, que Jesus viene pronto por ti, Su iglesia amada, Su novia. Mientras esto sucede, haz el trabajo que El te encomendo y no te abates ante la maldad de este mundo. No te envulvas en este mundo, recuerda que “estamos en el pero no somos de el.”  Estamos aqui como embajadores de Jesucristo. Esta no es nuetra residencia. Nuestra residencia esta en los cielos. Solo “esfuerzate y se valiente” no te rindas ni desmayes antes las adversidades.  Jehova, tu Dios, esta contigo y “estara contigo dondequiera que tu vayas.”  El Espiritu Santo es tu “Consolodor” y te esfuerza para que termines la carrera y seas coronado con y por Cristo en los cielos.

Wednesday, May 25, 2011

Tu Decides

“El SEÑOR Dios hizo que crecieran del suelo toda clase de árboles: árboles hermosos y que daban frutos deliciosos. En medio del huerto puso el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal” (Génesis 2:9 -Nueva Traducción Viviente).
Y ordenó el SEÑOR Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás (Génesis 2:16-17 - La Biblia de las Américas).


Cuando Dios creó al hombre lo creo con decisiones.  Le concedió el don de libre albedrio. Este don se considera importante ya que el hombre no está sujeto a esclavitud, sino que tiene decisión propia.  Dios le da al hombre opciones de vida. Vivir con El o vivir sin Él. Como podemos leer en estos versículos, Dios siempre le ha dado al hombre libertad de elección. Pero no sin antes darle la exhortación y consecuencias de sus decisiones. Así como en el paraíso estaba a la par los dos árboles (de la vida y del conocimiento), así existe en el mundo el bien y el mal. El bien ejemplo de  Cristo y el mal de  la maldad, o mejor dicho de Satanás.
Lamentablemente, muchos han optado por el mal, desechando a Cristo.

Escudriñando La Escritura, podemos leer las consecuencias que contrajo la decisión de Adam y Eva (Génesis 3:22-24). Ellos optaron por tomar del árbol del conocimiento, desechando de igual manera a Dios. Me imagino que el árbol del conocimiento era delicioso, y quizás el árbol de la vida no tenía ningún atractivo. Por lo tanto a Eva le llamo la atención. A Jesús tampoco le vieron atractivo. Lo miraron como un hombre común, y los suyo lo rechazaron. ¿Qué es con el hombre y lo atractivo? Proverbios 6:20-35 advierte a los jóvenes y le exhorta acerca de la mujer atractiva y lo que puede haber detrás de ella. Satanás siempre presenta lo de el atractivo, delicioso, pero el fin de ello es camino de perdición; camino de muerte.

Igual que en el paraíso, en esta vida solo hay dos caminos a seguir (o decisiones a tomar), seguir a Cristo, o dejarte atraer por los deleites y placeres de este mundo. Estos placeres tienen un fin de muerte, pero en Cristo tienes vida eterna. ¡Tú Decides!

Wednesday, May 11, 2011

“A ti, oh SEÑOR, elevo mi alma”

En el Salmo 25 David le expresa a Dios su dependencia en El.  David tenia la revelación de que solamente en Dios podemos confiar.  En sus momentos de aflicción David recorría al único que podía fortalecerlo y darle paz en medio de sus tribulaciones.  David fue un hombre sabio.  El sabía a quien ir en tiempo de angustias.  “A ti, oh Señor, elevo mi alma.  Dios mío en ti confió” (25: 1-2).
Estos son tiempos donde la iglesia de Jesucristo debe adaptar esa revelación.  Donde la única solución a estos tiempos es Cristo.  No podemos estar como el mundo en angustias y quebrantos.  Debemos testificar que confiamos en el único Dios verdadero.  Nuestra actitud ante las situaciones presentadas va a decirle al mundo quien es nuestro Dios.  Proclamamos a Jesucristo como Rey.  Entonces debemos vivir confiando que El tiene TODO dominio y poder.  Cantamos “Jesucristo es Rey” pero, ¿estamos creyéndolo nosotros? ¿Su iglesia? Si Su iglesia tiene dudas, ¿cuánto más el mundo?
Jesús nos advirtió de antemano que los tiempos venideros iban a ser difíciles, ¿no es eso lo que estamos mirando y viviendo? Entonces, no debemos extrañarnos de ver lo que está pasando en el mundo.  Deberíamos sentirnos honrado que estamos siendo testigos de lo profetizado por Jesucristo.  Mirando todo esto deberíamos aferrarnos más a Sus promesas y tratar de andar como El anduvo.  Sus profecías se están cumpliendo, ¿no se cumplirán también las promesas dadas a la iglesia por El, de que iba a preparar lugar para nosotros en los cielos?  El Señor nos advirtió de los tiempos por venir, pero también nos dijo que confiáramos que Él había ya vencido.  ¿Podemos entender esa frase iglesia? ¡Nuestro Señor y Salvador YA venció, de antemano, las tribulaciones que íbamos a pasar! Las tribulaciones futuras que iba a pasar la iglesia han sido vencidas por nuestro Señor.  ¡Regocijémonos en esa verdad!
No estamos solos iglesia.  Aunque a veces nos sentimos como si el Señor nos ha olvidado. El Espíritu Santo está con nosotros.  Él es quien nos fortalece; quien nos recuerda lo dicho por Jesucristo para que nos animemos y sigamos confiados en la carrera. Es cierto que estaremos peleando batallas hasta que Cristo venga por Su iglesia.  Confiemos que El ya gano cada batalla y sobretodo la guerra.  Recordemos como el Padre gano las batallas y guerras de Israel.  Lo único que el Padre requiere es obediencia y confianza en El. Que hagamos como David, reconociendo la magnificencia y soberanía del Padre.  Porque “no es con espada ni con ejércitos si no con Su Santo Espíritu” que venceremos.  Debemos darle honra al Espíritu Santo.  A Él lo honramos cuando en medio de la aflicción nos mantenemos firmes, sabiendo que El está ahí para dirigirnos y consolarnos.  Honremos al Espíritu Santo iglesia.  Reconozcamos Su poder en nosotros y por nosotros…NO ESTAMOS SOLOS.
 

Tuesday, April 26, 2011

No Se Trata De TI

 
“Por lo tanto, no te avergüences de dar un testimonio fiel de nuestro Señor, ni de manifestar el amor fraternal que te une a mí, que estoy preso por la causa de Cristo. Al contrario, muéstrate capaz de padecer conmigo por el evangelio, porque Dios te dará fuerzas para compartir todos los sufrimientos” (2 Timoteo 1:8)

Cuando decidimos servir a Cristo y le decimos “heme aquí” es como si un ‘switch’ se apagara; el ‘suiche’ que enciende el área del cerebro que activa los deseos personales.  Si ese ‘switch’ no se apaga y los deseos personales tienen precedencia sobre los de Cristo, entonces la confesión no fue de corazón.  Jesús nos dice en La Escritura que debemos cargar Su cruz para ser digno de Él.  Si no cargamos Su cruz, no podemos ser Sus discípulos.  Cuando Jesús cargo la cruz hasta el Gólgota, con esto El mostro sacrificio personal.  A Él solo le interesaba la humanidad y su salvación.  Sabía que solo Él podía traer redención y salvación al hombre, directo acceso al Padre y proveerle vida eterna. Su pasión por la humanidad fue tan grande que eligió dejar su asiento al lado del Padre y la gloria que vivía para rescatar a la humanidad de la muerte eterna. A Él no le importo el precio a pagar, solo quiso restaurar lo que se había perdido entre el hombre y Dios.  Nosotros y lo que sentimos no debe anteponer la orden de Dios.  Nuestros sentimientos deben estar sujetos a La Palabra de Dios. De otra manera mentimos cuando le dijimos heme aquí.

Jesús el Cristo, nuestro Redentor, es el perfecto ejemplo de lo que es morir para que otros vivan. Nosotros, como nuestro Salvador,  debemos morir a nuestros deseos para que otros cobren vida. Ya no se trata de ti, sino que fuiste creado y salvado para que otros conozcan al Cristo.  Como servidores de Cristo, La Escritura nos manda a guardarnos/separarnos de todo lo que contamina al hombre para que la fe de otros y el testimonio de Jesús no sean dañado (parafraseado).  La Palabra nos exhorta a no ser piedra de tropiezo para otros, y nos dice en 1 Corintios 8:8-98 De hecho, no es la comida lo que ha de hacernos gratos a los ojos de Dios; pues ni seremos mejores porque comamos, ni seremos peores porque dejemos de comer.  9 Pero, eso sí, cuidad de no herir la conciencia más débil de otro hermano al hacer vosotros uso de la libertad que tenéis para comer lo que os plazca.La Escritura también nos señala que el evangelio sufre y muchos no creen por nuestro testimonio (parafraseado).  Por lo tanto, si ya no vivimos nosotros porque Cristo vive en nosotros, debemos andar como El anduvo.  No debemos ceder a los deseos de nuestra carne.  Estos deben estar sujetos al Espíritu. Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna" (1 Corintios 6:12).

Thursday, April 21, 2011

La Oración y La Fe

“Sin fe es imposible agradar a Dios”
Con este versículo La Escritura claramente nos declara como agradar a Dios.  Primeramente sabemos que la fe es la que nos lleva a creer en el Hijo de Dios. Esta fe es dada por el Padre, no de nosotros mismos para que no nos gloriemos. Con esto en mente sabemos que agradamos a Dios cuando creemos que Jesús el Cristo es el Unigénito hijo de Dios y Redentor de la humanidad. Otra forma de agradar a Dios es cuando oramos con fe. La oración sin fe no abre el cielo.  Podemos decir que la oración es la llave al cielo, pero la fe abre la puerta del cielo. La oración que no lleva fe, es una oración sin convicción.
Hebreos 11:1 nos dice que la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Por lo tanto la oración debe estar ungida con fe. Si oramos sin fe no creemos que lo que estamos pidiendo es posible. Todo es posible si puedes creer, pero creer con fe. Jesús mismo nos mandó a orarle al Padre en Su nombre, en la fe que tenemos en El, y veremos los muros caer y la gloria de Dios revelarse.
Notemos que cuando oramos con fe se siente una unción y una autoridad en nuestra oración que sentimos que derribamos montañas y cancelamos potestades. La oración llena de fe es una oración que rompe yugos y podemos sentir que los muros caen y las cadenas se rompen.  Es como si los cielos se abrieran y estamos rodeados bajo la nube de Dios. Al contrario cuando oramos por orar, mejor dicho sin fe, la oración no pasa “del techo.” Esto sucede mucho cuando oramos para ser vistos.
Cuando oramos con fe se siente en el espíritu. Sentimos la paz de Dios que reemplaza la tristeza, y las lágrimas que derramamos son lágrimas de gozo. Las tinieblas tienen que irse y toda potestad que nos agobia tiene que desaparecer. Nuestro espíritu es libre para orar con autoridad y firmeza porque oramos con el entendimiento. Debemos orar y pedir con fe para obtener la victoria y ver los cielos abiertos.

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...