Wednesday, February 9, 2011

¿Quién Subirá al Monte Santo?


"El vencedor heredará estas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo (7"He who overcomes will inherit these things, and I will be his God and he will be My son)".

"Y jamás entrará en ella nada inmundo, ni el que practica abominación y mentira, sino sólo aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero (27and nothing unclean, and no one who practices abomination and lying, shall ever come into it, but only those whose names are written in the Lamb's book of life)".


La Palabra claramente nos recuerda en Apocalipsis 21:7 que solamente los “vencedores”  heredaran estas cosas.  Entonces me pregunto, ¿en realidad somos salvos siempre salvos como muchos predicadores comentan?  Si leemos en Apocalipsis 3:1-6,11 a lo mejor podemos encontrar respuesta a esta incertidumbre que tienen muchos creyentes:
1Escribe al ángel de la iglesia que está en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas, dice: Yo conozco todas tus obras: que tienes fama de estar vivo, aunque yo sé que estás muerto.
 2 Despierta, cuida y restablece lo poco que te queda y que también está a punto de morir; y piensa que las cosas que haces no son buenas ante los ojos de Dios.
 3 Acuérdate de todo aquello que un día llegó a ti y escuchaste; guárdalo firmemente y arrepiéntete, pues si no lo haces así, vendré contra ti en la hora en que menos lo esperes, como llega un ladrón en la noche.
 4 No obstante, ahí en Sardis quedan unas pocas personas que no han contaminado sus ropas y que son dignas de caminar a mi lado vestidas de blanco.
 5 El vencedor recibirá vestiduras blancas, y no sólo no borraré su nombre del libro de la vida, sino que lo proclamaré delante de mi Padre y de todos sus ángeles.
 6 El que pueda oír, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
11 Recuerda que vengo pronto, y retén firmemente lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona.
¿”El que pueda oír, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”? En este pasaje es obvio que el Señor les estaba hablando a las iglesias, no al incrédulo! Entonces ¿qué diríamos? ¿Cómo lo categorizamos? ¿Somos salvos siempre salvos o tenemos que vencer hasta el final para retener nuestra corona?
Hermanos, si queremos heredar las maravillas del cielo no podemos andar como el mundo anda; no podemos servir a Dios y a Satanás y pensar que vamos a entrar en el cielo. Sabemos que lo principal es aceptar a Jesucristo en tu corazón, pero también debes andar como El anduvo en la tierra. No podemos decir que somos cristianos y hacer las cosas que el mundo hace.  Recuerda que el mundo va a creer a Cristo por tu testimonio, no solo por lo que hablas o predicas. Muchos de nosotros somos piedra de tropiezo para que otros vengan a Cristo, solo por el vergonzoso testimonio que damos.  Predicamos a un Cristo que cambia, pero no vivimos lo que predicamos.  Recuerda lo que dice las escrituras en Apocalipsis 3:15 y 16: 15 Yo conozco todas tus obras: que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
 16 Pero como no eres ni lo uno ni lo otro, sino tan sólo tibio, te vomitaré de mi boca.

Dios es claro en lo que le agrada y no le agrada.  A Él no le agrada el tibio.  Aquel que predica una cosa y vive otra; aquel que vive en dos mundo; aquel que hoy es y mañana no.  Hermanos, seamos firmes en lo que hemos creído, y pidámosle ayuda al Espíritu Santo para que nos guarde de nosotros mismos, de nuestra naturaleza pecaminosa y nos ayude a ¡vencer! !A subir al monte santo!



No comments:

Post a Comment

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...