Monday, July 25, 2011

El Manto De Santidad


¿Has pensado alguna vez porque los ministros pecan deliberadamente? ¿Has meditado por que se te hace difícil, casi imposible, andar en santidad? La Escritura nos dice en 1 Pedro 1:15-16 que debemos andar en santidad: “15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.  También nos exhorta en Hebreos 12:13-15: 13 y caminad por sendas llanas; que vuestros pies no dejen el buen camino, y si algo hay en vosotros débil o cojo, que sane y se fortalezca.  14 Evitad toda rencilla, y procurad llevar una vida limpia y santa, porque sin santidad nadie verá al Señor.  15 Cuidad unos de otros, no sea que alguno no llegue a alcanzar el favor y la ayuda de Dios. No deis lugar a que broten en vosotros raíces de amargura que os impidan progresar en vuestra fe y que contaminen la vida espiritual de muchos (Versión Castilian).  Aunque estas exhortaciones y ordenanzas son dadas a Su iglesia, Su iglesia aun continua pecando deliberadamente.  ¿Te has preguntado porque deliberadamente? También yo le he preguntado esto mucho al Señor.

Entendemos que mientras estemos en este cuerpo, al cual le atrae lo no santo, instigaremos en deseos pecaminosos. El apóstol Juan, en sus cartas a la iglesia, nos da las enseñanzas necesarias para que no continuemos pecando: “Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Pero si alguno ha pecado, tenemos un abogado ante el Padre: Jesucristo el justo, que se ofreció en sacrificio por nuestros pecados…” (1ª Juan 2:1-2).  Mayor que el apóstol Juan es nuestro señor Jesucristo  el cual le dijo al inválido que sano “...Ahora que has sido sanado, no peques más. Así evitarás que te vengan males peores” (Juan 5:14). El mismo Jesús nos dice que no pequemos mas después de ser salvos para que no nos vengan consecuencias peores, entonces ¿qué excusa tenemos para hacerlo?

Así como le pedimos al Señor que aumente nuestra fe, amor, discernimiento, etc. ¿Porque no le pedimos el manto de santidad? El Señor nos dice “Pedid y se os dará.” ¿Cuánto más si anhelamos andar en santidad? Nuestro Señor Jesucristo y el Padre se deleitan cuando deseamos agradarle y cumplir, de corazón, sus ordenanzas.
                                           
                                                           (continua)...


Wednesday, July 20, 2011

¿Cuál Es Tu Actitud Ante La Guerra?

"Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los Filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Que quizá no se arrepienta el pueblo cuando vieren la guerra, y se vuelvan á Egipto" (Exodo 13:17).


¿Cuál es tu actitud ante el conflicto? ¿Retrocedes o continúas?
A muchos cristianos el Señor los tiene que llevar por caminos pacifico, aunque esto conlleve  tardarse para llegar a su destino. El propósito de esta estrategia, usada por el Señor, es para evitar que retrocedan. Cuando venimos a Cristo, muchas veces los problemas se intensifican (obras de Satanás para que retrocedamos) y tendemos decir “pero cuando yo no era cristiano no tenia tantos problemas.” Por lo tanto, el Señor tiene que mantenerlos en anonimato a los problemas, por lo menos por un tiempo hasta que maduren en Cristo, para evitar que regresen al mundo. Algunos cristianos tienden a retroceder ante el conflicto; no saben enfrentar problemas. En medio del conflicto es que conocemos el poder de Dios. Por lo tanto, si tratamos de esquivar todo conflicto presentado en nuestro caminar, nos estamos robando la oportunidad de ver al Todopoderoso en acción.

Leyendo la travesía del pueblo de Dios podemos observar en cada situación/conflicto que el pueblo curso, la mano de Dios los libro. Entonces, ¿porque hemos de querer eludir los problemas en nuestro caminar, si sabemos que ahí es donde vamos a conocer la potestad de nuestro Dios? Los problemas se enfrentan y se resuelven buscando la dirección de Dios. El cual, mirando nuestra confianza en El, se glorificara en nuestra situación. Cuando Dios nos envía a una encomienda, no nos detengamos por temor a lo que vayamos a cursar. Si Dios es con nosotros, ¡quien contra nosotros! Cuando Dios nos envía, ¡El nos respalda!

Muchos cristianos no se arriesgan hacer la obra de Dios por miedo a las situaciones que, a lo mejor, tendrán que enfrentar si le dicen “si” a Dios. Se pierden la bendición de que Dios los use, pero más aun de ver a Dios haciendo milagros y prodigios. El miedo a lo nuevo muchas veces nos deshabilita, y preferimos quedarnos guardaditos en lo que conocemos. Sin entender que andamos por fe, no por costumbres. Dios quiere llevarnos de gloria en gloria en el conocimiento de Él. Quiere hacer nuestro día diferente cada día; interesante. Dios quiere que salgamos y seamos de bendición para aquellos que no le conocen todavía. Muchas veces nos va hacer caminar por caminos de guerra, pero El quiere que confiemos que ¡El nos cruzara en victoria!

No tengamos miedo ante los conflictos, batallas, guerras que pueden surgir en nuestro andar. Con Cristo como nuestro capitán todo saldrá bien. Arriesguémonos a caminar por lugares, que a lo mejor, estarán en guerra. No permitamos que el miedo nos deshabilite. Salgamos de nuestra área de comodidad y dejemos que Dios actúe en nuestra vida, como El desea hacerlo, con libertad. No le pongamos restricciones. Confiemos que nuestro Dios nos va a librar y nos va a cruzar al otro lado ¡en paz!

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...