Friday, October 28, 2011

El Privilegio de ser Soltero


36Y había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad muy avanzada, y había vivido con su marido siete años después de su matrimonio, 37y después de viuda, hasta los ochenta y cuatro años. Nunca se alejaba del templo, sirviendo noche y día con ayunos y oraciones. 38Y llegando ella en ese preciso momento, daba gracias a Dios, y hablaba de Él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén (Lucas 2:36-38).

Ser un cristiano soltero es un privilegio. La historia de Ana nos presenta un pequeño panorama de los beneficios de ser soltero para servir libremente al Señor. También el apóstol Pablo lo expone en su carta a los Corintios: A los solteros y a las viudas digo que es bueno para ellos si se quedan como yo (1 Corintios 7:8).  Pablo entendía la ventaja de ser soltero para servirle a Dios y para ejecutar el trabajo que Jesús nos encomendó. Es entendido, también, que no todos pueden ser eunucos. Sin embargo, el Señor a elegidos algunos eunucos pero ellos, lamentablemente, han tomado la decisión de no serlo.

Ana habla de cómo ahora (después de su viudez) tenía todo el tiempo disponible para ir al templo. Ella lo hacía día y noche puesto que no tenía nadie a quien rendirle cuentas. También ella podía servir las necesidades presentadas en el templo,  pero mejor aún, buscar la presencia de Dios en ayunos y oraciones. Debido a la liberta que tenía de ir diariamente al templo, Ana pudo contemplar y ser testigo de un evento muy importante: la presentación de ¡nuestro Salvador Jesucristo! Ana fue una, sino la primera, en el Nuevo Testamento que predico ¡el Mesías, el Redentor de Israel y de toda la humanidad!

Muchos miran el estar solo como si fuera un gran mal, y se afanan para buscar pareja. Oran al Señor y piden oración para que Dios le conceda una ayuda idónea. Lo triste es cuando nos precipitamos al tiempo de Dios y elegimos nosotros mismos nuestra pareja. Ahí es donde empieza el lloro y crujir de dientes. El resultado es desconsolador para el llamado y ministerio de esa persona. Cuando tomamos decisiones fuera de la voluntad de Dios, alargamos el tiempo que Dios había determinado para activar nuestro llamado/ministerio. Después deseamos habernos quedado soltero.

Mi querido hermano en Cristo, estar soltero no es un desorden sicológico. Al contrario, estar soltero con el propósito de servirle al Señor es una ventaja y privilegio. No te amedrentes si ahorita no tienes pareja, enfócate en conocer a tu Creador y espera pacientemente mientras te gozas en El. Puede surgir que con el tiempo te des cuenta que en realidad lo que deseas es quedarte eunuco para el servicio en el templo. Es hermoso poder deleitarse en el Señor sin impedimentos, sin restricciones y sin limitaciones.

¡Gózate en el Señor y en el tener la posibilidad y ventaja de servirle libremente!

1 comment:

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...