Monday, December 19, 2016

¿Cuánto Has Sembrado?

“…He aquí, el sembrador salió a sembrar; y al sembrar, parte de la semilla cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron. Otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó porque no tenía profundidad de tierra; pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena y dio fruto, algunas semillas a ciento por uno, otras a sesenta y otras a treinta. El que tiene oídos, que oiga” (Mateo 13:3-9 LBA).

Los Evangelios frecuentemente muestra a Jesús ensenando en parábolas. Parábola, es una forma literaria que usa historias de ficción para hacer un punto. Muchas de Sus parábolas eran como adivinanzas, diseñadas para presentar algunas creencias los maestros de la Ley y otros estudiosos no le daban importancia. Jesús uso parábolas para ensenar acerca del Reino de Dios; estas eran en forma de analogías. El comparaba el Reino de Dios a cosas o eventos usuales (Mateo 13:44-50); también usaba objetos ordinarios como semilla y luz, sal, levadura y mostaza: “el reino del cielo puede ser comparado a alguien que sembró buena semilla en su terreno, pero mientras todos dormían, un enemigo vino y sembró malezas en medio del trigo…” (Mateo 13:24). Al usar estos objetos comunes y de diaria acción (pescar, hornear, agricultura) ayudaba las personas comunes entender el Reino de Dios. Jesús siempre interpreto Sus parábolas. Ya que Su propósito era simplificar lo abrumador (no entendido, oculto) para ser conocido, entendido y, por consiguiente, practicado; ya que solo se practica lo que se entiende. Solo los arrogantes Fariseos y Escribas - maestros de La Ley no entendían.  
En el pasaje de la parábola del sembrador (Mateo 13:1-9) Jesús señala la magnífica cosecha que produce la semilla que cae en tierra buena; el porcentaje de fruto esta puede producir. La semilla del Evangelio está en todo aquel que ha creído en Jesucristo y Su evangelio. Jesús sembró esta semilla del Evangelio en Sus Discípulos y estos, ha salvo por Judas Iscariote, trataron de sembrarla en Jerusalén, Judea, Samaria y toda parte del mundo, pero como toda semilla, algunas no cayeron en tierra buena. Por lo tanto, la semilla del Evangelio necesita seguir siendo sembrada ¡hasta el fin del mundo! la pregunta es, ¿cuánto has sembrado y donde has estado haciendo la siembra? ¿Con cuál de los Discípulos te comparas? Algunos de ellos produjeron el 30%, otros el 60% y otros, como Pablo, el 100% (“por sus frutos los conoceréis”).
Usando el ejemplo de la semilla que cayó en tierra buena, se puede decir que existen muchos hombres y mujeres, de nuestra era, que han dedicado su vida al Evangelio. También existen algunos que llevan vidas compartidas con el mundo, mientras que otros solo se cualifican creyentes. Estos últimos creen en Jesucristo y Su Evangelio, pero no son participantes activos. Aplican el Evangelio de una manera privada y solitaria. Oran, interceden, ayunan, leen La Palabra, asisten a los cultos/asambleas santas, pero son desapercibidos. Estos dan frutos al 30%. Los segundos han creído y son participantes activos en las congregaciones, pero fuera de ello no predican. Son miembros eficaces y ayudan en el liderazgo; excelentes para ayudar al pastoreado y las necesidades del Templo, pero no evangelizan. Estos trabajan lindo dentro de la congregación, pero fuera de ella no le gusta servir. Sus vidas están entrelazadas entro lo espiritual y lo social; tratan de complacer ambos. Estos darían frutos al 60%. Ambos grupos (tercero y segundo) son necesarios en el Reino de Dios. Sin embargo, el deseo de Ambos (Padre e Hijo) es que Sus Discípulos den fruto al 100%. Jesús hablo del concepto de 100, 60 y 30 por ciento no para juzgar, sino para dar a entender las diferentes cosechas que surgirían dentro del Reino. Esto nada tiene que ver con la Salvación.
Pablo es un perfecto ejemplo de frutos al 100%. Existen sacerdotes, ministros, discípulos y otros seguidores de Jesucristo que creen estar sirviendo al 100% solo porque están ejerciendo el ministerio de su llamado. La Palabra menciona que “no todo los que dicen Señor, Señor entraran en el Reino de Dios.” En el mismo tono, leemos el relato donde se presentaron los hombres delante de Jesús, mencionando todo lo que habían hecho, aparentemente para El, y Jesús le respondió “no os conozco” (Mateo 7:21-23 parafraseado). Muchas veces, inconscientemente, ejercemos ministerios no aprobado/ordenado por Dios. Con esto provocando una cosecha mínima, ya que no ejercemos el potencial ordenado por Dios para nuestra vida. Ejemplo de esto son aquellos Reyes que quisieron ejercer doble ministerio, el de Rey y sacerdote (2 Crónicas 26:16-19), así afectando su real llamado y terminando en la ruina – el que mucho abarca poco aprieta.
Dios ha dado ministerios y ha llamado a muchos al servicio del Reino. El Espíritu Santo revela y confirma los llamados y ministerios. Se debe estar consciente del llamamiento para luego trabajar en la cosecha. Ojalá todos dieran el 100%, pero de cierto es que no será así.
Después de la revelación y confirmación del llamado, se debe esperar el tiempo perfecto para ejercer al potencial. Esperar no es del hombre, pero es una virtud que ayuda adquirir el potencial de Dios en él. Mientras se espera en el tiempo perfecto de Dios, se trabaja para el Reino con entusiasmo, dedicación, esmero y con el conocimiento de que mayores cosas se esperan. Empezar al 30% no es malo, lo importante es procurar servir al 100% para el término de la vida. Muchos empiezan la carrera y se quedan a medias. Otros empiezan y se desaniman y después de dar al 60% regresan al 30%. Las situaciones de la vida, las depresiones espirituales son algunos de los factores que afectan el resultado. Lo importante es reanimarse y proseguir la carrera hasta llegar al final. Lo ejemplar seria dar frutos al ciento por uno, pero lo que Jesús desea es que prosigamos a la meta final. El Espíritu Santo siempre está dispuesto y disponible para ayudarnos a conseguir las cosechas y frutos que nos planteemos para el Reino de Dios. Es cuestión nuestra realizarlo.  Animo hermano, prosigues hasta la meta que te has establecido para el Reino de Dios. Todo seguidor de Cristo tiene el potencial de dar frutos al ciento por uno, el resultado depende de ti.

No comments:

Post a Comment

¿Te Conocen Los Demonios?

  “ Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, fe...