Friday, June 9, 2017

Dios Habla Tu Cultura

Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré” (Génesis 22:1 LBLA).

¿Sacrificio humano? ¿Dios? ¿Pero Dios es amor? La idea de un Dios de amor que pide sacrificio humano es incomprensible a la mente humana. Estas dos no se relacionan. Tanto creyentes como no creyentes se aterrorizan a la idea. Para los creyentes, Dios estaba probando la fe de Abraham, pero, ¿porque sacrificio humano, su hijo? Los no creyente usan este pasaje para descreditar la Biblia como infalible, y a Dios como no existente. Estos últimos consideran la Biblia otro libro más; historias de novela. Para ellos la idea de un Dios de amor requiriendo sacrificio de sangre humana es insensato, inconcebible. Pero, ¿qué tal si esto no es lo que Dios pide Abraham? ¿Podríamos deducir que Dios solo estaba hablando el lenguaje de esa época, el lenguaje de Abraham?

Considerando las épocas y su cultura, observamos que cada época forma o genera su propia erudición. La época de la Depresión (1929) es diferente a la de los 60s. En la era de Vietnam los jóvenes pensaban diferente a la de los 60s y 70s, y así sucesivamente. Los padres de los 80s tienen problemas comunicándose con los hijos del 2000. Uno de los problemas mayores entre las relaciones humanas es la falta de sensibilidad cultural. La comunicación es afectada por esta insensibilidad. La falta de entendimiento cultural esta impidiendo la comunicación efectiva. Por esta escasez, las naciones se pelean entre sí, ya que no se entienden culturalmente. Estas barreras culturales provocan desacuerdos, malos entendidos, pero no solo en el idioma sino también en lo que es aceptable. Las regulaciones, los valores, y otras ideas humanitarias fundamentales cambian su efecto y sentido al pasar los tiempos. Debido a esto, se han escrito varios panfletos y libros en el manejo de la comunicación.
Existe la creencia que lo cultural solo tiene que ver con las nacionalidades o países de origen. Dentro de una nación puede existir varias culturas. Las épocas traen consigo nuevas ideas, creencias, principios, valores, y muchas veces dialectos, formando nuevas culturas. En la torre de Babel surgieron las lenguas, lo cual llevo a las personas a formar nuevas culturas (países, naciones, etc.). Dicen por ahí que ‘cada cabeza es un mundo,’ por lo tanto se debe tener sensibilidad humana y cultural para la comunicación si deseamos ser entendidos al comunicarnos. Si Dios tuviera que dirigirse al hombre de acuerdo a su generación/época, tendría que hablar muchas culturas para poder ser entendido.

La generación 2000, es una generación que se comunica con y por la tecnología. Su lenguaje es tecnológico, y han creado idiomas y dialectos que para las personas no tecnológica le he difícil entender. Con esto creando barreras de comunicación en todas las áreas, familiares, sociales, etc. y para Dios comunicarse con ellos usa su lenguaje. Dios desea ser entendido por todos, por lo tanto, usara todo tipo de recursos necesario para llevar el mensaje, pero no solo llevar Su mensaje, sino que este se entienda. También la música cristiana ha ido evolucionando con los tiempos. Algunos no aceptan esa evolución, mientras que otros la aprueban, aun tocándolas en sus congregaciones y asambleas santas, ya que con ella pueden atraer a una nueva generación cultural que necesita ser rescatada para Cristo.

En la época de Abraham existían muchos dioses. También existía el sacrificio humano como máxima prueba de servicio y honor al dios que se servía. Ese tipo de sacrifico era algo normal en la época y cultura de Abraham. Dios lo llamo de Ur de los Caldeos, una ciudad pagana, con muchos dioses. Quizás por eso Abraham no se aterrorizo ni espanto cuando Dios le pidió el sacrificio. Seguramente su descontento surgió, no del pedido sino de la promesa dada, y que ahora se veía perdida con el sacrificio de Isaac. La Biblia relata que por la fe se constituyó Abram amigo de Dios (Santiago 2:23; Isaías 41:8; leer Hechos 11 para referencia). Este obedeció ciegamente, sin preguntas. Abraham no se pasmó ante el pedido que Dios le hizo, porque el entendía que era la forma de mostrar, al Dios que se servía (según su cultura actual) el máximo sacrificio y honor. Con la respuesta de Dios a la obediencia de Abraham, este llego a conocer un Dios diferente a los que el antes servía, y que los de su cultura continuaban sirviendo. ¡Esta era el verdadero Dios; el Dios Todopoderoso; Dios de Amor!

Dios habla nuestra cultura. Él nos conoce enteramente. Por lo tanto, no tenemos que imitar a otros. El desea encontrarse con cada uno de nosotros en el lugar que estamos, y Él se encargara de llevarnos a donde Él quiere que estemos. Solo seamos obedientes y tengamos fe en El. No debemos perjurar ni juzgar otras nacionalidades y culturas, solo aceptarlas y amarlas. Dios es amor, y siempre nos buscara, así como hizo con Abraham, para que tengamos un encuentro y desarrollemos una relación íntima con El. 

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...