Monday, September 18, 2017

Dios Es Dueño De Tu Situación

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10).

¿Tiene Dios poder sobre el universo y sobre todo ser viviente? Si la respuesta es positiva, entonces te preguntarías, ¿porque simplemente no cambia el proceder del hombre? este concepto sería más fácil, y ojalá fuera así, pero ¿no sería eso ir contra el libre albedrio; voluntad libre y personal obsequiada por El? El diccionario define ‘albedrio’ como: Libertad individual que requiere reflexión y elección consciente. Dios no creo marionetas ni títeres, sino hombres con voluntad propia.

Muchos creyentes consideran que el Creador debería hacer Su voluntad en TODA Su creación, incluyendo el hombre. Tristemente, esto no puede ser posible ya que Dios iría contra sí mismo; contrario a Su carácter, ya que El desea que todos vengan a Él en voluntad propia y con  entendimiento. Esto no quiere decir que se da por vencido. Al contrario, El utiliza las situaciones, sean provocada por el individuo como incitada por El, para atraer las personas a una cercanía con Él. En Dios no hay maldad, por lo tanto, situaciones provocada por El son siempre para bien. Y aun cuando son provocadas por el individuo, El las tornas positivo, esto cuando aceptamos nuestra derrota y reconocemos Su misericordia y majestad para ayudarnos. Esto lo leemos en Romanos 8:28-30. Dios se adueña de nuestras situaciones cuando se las entregamos a Él y descansamos en Su señorío sobre estas. De lo contrario, cuando queremos solucionar las situaciones sin Él, no aprendemos ni maduramos en nuestra fe.

Muchas veces Dios usa la situación para cambiar el corazón y la mente. El siempre estará y tendrá control de la situación, pero penosamente no de nuestro corazón y decisión. Por lo tanto usa las situaciones para revelar el corazón y la personalidad (como reaccionamos), y luego empezar a trabajar en esas debilidades y defectos de carácter que impiden nos acerquemos a Él.  Debemos reconocer el trabajo de Dios en las circunstancias. En medio de las situaciones incomodas Dios desea entrenarte, no matarte. El desea sacar todo mal existente en tu corazón y mente. Males como el chisme, burla, orgullo, celo, envidia, enojo, ira, falta de tolerancia y otros males del alma no restaurada. Todo aquello que impide tengas una relación con El y que recibas las revelaciones El desea darte. Jacob tuvo que pelear por la bendición Dios tenia para él. Antes de ser Israel, él tenía que dejar el viejo hombre (estafador) y buscar la reconciliación con Esaú. A veces tenemos rencillas guardadas contra otras personas, que para el Señor es necesario nos pongamos a cuenta. Dios no puede abrir puertas nuevas cuando existen males viejos.. en las nuevas puertas no caben viejos males.


Las circunstancias humanas a Dios no le intimidan. Él es dueño de ellas. Cuando provocadas por El, la intención es llevarnos a diferente dimensiones espirituales, pero no puede entrarnos hasta que no seamos extirpados de viejos ideales y preceptos. Por lo tanto, no te deje amedrentar por las situaciones de la vida, entrégalas a tu Creador y El se encargara de usarlas para tu bien. Asegúrate de no causarlas tú, y si aún surgen por esa causa, solo pide perdón por tu intervención en la situación y deja que Dios trabaje a tu favor. El siempre trabajara a tu favor! Dios desea crear en nosotros un corazón limpio, una mente sana y un espíritu recto!

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...