Saturday, May 11, 2019

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede hacer referencia a un sufrimiento interior, relacionado con el dolor producido por una conmoción o por una gran angustia. Ningún ser disfruta la tribulación; es un proceso incomodo. Lo positivo de este proceso, es que Dios, nuestro Padre Creador usa esta oportunidad para quitar todo lo que interfiere con el conocimiento de Cristo, evitando que crezcamos en El. Todo lo que impide que Jesús reine en nosotros; toda dependencia de otras cosas es estripada en el proceso de la prueba.

El libro de Santiago exalta el gozo en medio de las pruebas. “Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada” (1:1-4 LBLA). Cuando entendemos el significado de los sufrimientos, y esperamos en Jehová confiadamente, el espíritu se vivifica. Se conforta ya que entiende que al final será para beneficio espiritual y relacional con Cristo.

Tribulación tiene diferente sentido y valor para cada persona. Lo que atribula a uno quizás para otro es insignificante. Por consiguiente, debemos ser cuidadoso y sensible cuando alguien reporta sufrimientos. Una oración no contestada puede causar tormentos a alguien, mientras que otro puede atribularse por sentirse que no entiende los designios de Dios. La importancia y valor dada a la prueba, determina el efecto emocional, espiritual y psicológica de esta. Por ese factor no podemos minimizar lo que alguien reporta como dolor. Algunas personas se entristecen cuando los hijos se van de la casa, mientras que otros disfrutan la libertad y oportunidades esto ofrece.

Para el cristiano, las pruebas deben asimilarse como momentos de reflexión, evaluación e información del caminar con Cristo. Es en esos momentos, cuando somos pasados por el fuego, que distinguiremos si en verdad creemos en La Palabra. Es donde comprendemos si en verdad obedecemos lo que profesamos. Las Escrituras hace referencia de los momentos de pruebas y como debe un cristiano, conocedor de Esta, reaccionar y proceder. Jesucristo, nuestro ejemplo a seguir, oraba y hablaba con el Padre en la angustia ¿Qué haces tú?

¿Que el cuerpo recibe con agrado las aflicciones? Claro que no. Sin embargo, el espíritu es beneficiado. Recordemos para que el espíritu crezca, debe morir el cuerpo con sus deseos maléficos. El cuerpo es el Templo donde mora el Espíritu Santo, pero este debe ser dirigido, no dirigir. Cuando el espíritu del creyente gobierna, se puede comunicar claramente con el Espíritu de Dios. De otra manera, existiría interferencias en la comunicación. El creyente que sabe utilizar las tribulaciones para fortalecer el espíritu es apreciado con madurez espiritual.  
¿Qué haces tú en medio de las pruebas?

Saturday, April 27, 2019

RECONCILIACION


“ 18 Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! 21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:18-21).

Dios reconcilio al hombre con El por medio de Su hijo Jesucristo. Desde el pecado de Adam hasta hoy, ha dispuesto formas de rescate para que el hombre sea restaurado y nuevamente reconciliado con El. Su anhelo es que la creación esté reconciliad, que sea una con El. Hizo esto de tal manera que dio a Su Hijo, en sacrificio, para que esto se llevara a cabo. Jesucristo reconcilio al hombre con Dios, su Creador. La Reconciliación y Restauración son parte del corazón de Dios. El no desea que nadie perezca, sino que sea restaurado.

Juan 17 versículo 9 en adelante revela el deseo de Jesús para Su Iglesia, señalando la importancia y prioridad de la unidad. Jesús aspira que sus discípulos sean uno, así como El y el Padre son uno. El entiende que en la unidad esta la fuerza y fortaleza de un grupo. Cuando un grupo de persona está unido en armonía, difícilmente penetra o se infiltra lo no deseado; los malos deseos. En la unidad armoniosa no cabe la envidia ni el celo, solo el deseo amoroso de bienestar, de ayuda.

El ministerio de la reconciliación está en efecto desde que Adam desobedeció a Su Creador. En estos días está agilizado ya que se está presentando y desarropando conflictos eclesiásticos, afectando el trabajo evangelístico y ministerial. Pleitos entre ministros y laicos causando dolor al alma debido a palabras hirientes; lideres levantándose contra pastores ocasionando divisiones; ministros del Altar envueltos en pecado y desvergüenzas ministeriales y sociales causando que gentiles no lleguen al Evangelio y provocando que fieles se alejen de las asambleas y actividades congregacionales; falta de santidad y respeto al culto santo. Estas y otras situaciones eclesiásticas afectan La Iglesia desde que Judas se levanto contra el Maestro, traicionándolo por 30 piezas de plata. Le doy gracias a Dios porque Su misericordia todavía nos mantiene vivos, dando oportunidad para el arrepentimiento, la restauración y reconciliación.

Dios es fiel y extiende Su amor y misericordia para que nadie se pierda. Sin embargo, no podemos abusar de los atributos de Él ya que vendrá la muerte y puede alcanzarnos de sorpresa. Hoy es el día de salvación, de arrepentimiento y Reconciliación. No debemos dejar pasar el tiempo, pensando que los anos se alargan y no moriremos. Quizás el que este leyendo este mensaje es tu ultima oportunidad para reconciliarte con Dios y aquellos que hayas ofendido. La Biblia declara que debemos primero perdonar a los que nos han ofendidos para que Dios nos perdone. Muchos solo se reconcilian con Dios, pero no con la (s) personas. Dios desea que estemos bien con todos para poder verle a Él: Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14). También Romanos 12:18 dice: Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.

Es tiempo de reconciliación entre los fieles cristianos. Debemos pedir perdón al que hemos ofendido y perdonar al que nos ofende. Dios no puede ser burlado. Su misericordia desea que nos reconciliemos, no le demos lugar al enemigo de nuestra alma para que siga sembrando cizañas entre los cristianos.  Dios envió a Jesucristo para reconciliar al hombre con El, reconcíliate con tu hermano y con Dios. Pídele al Espíritu Santo que te guie en este proceso de reconciliación. El te mostrara las personas a las cuales debes pedir perdón y a cuáles debes perdonar.

  Aprovecha la oportunidad que Dios te brinda hoy. 

¡Él te quiere ayudar a que le veas!

Sunday, February 17, 2019

¿Te Conocen Los Demonios?


 Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?” (Mateo 8:28-29 RV 1960).

“Y respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco y sé quién es Pablo: más vosotros ¿quiénes sois?” (Hechos 19:15 RV 1909).

La Biblia declara que los espíritus inmundos no solo conocían a Jesús, pero también a Pablo. En los Evangelios se encuentran varios sucesos donde los espíritus inmundos se manifiestan al ver a Jesús. El libro de Hechos muestras escenas donde los Discípulos son reconocido por espíritus de adivinación (Hechos 16). Cuando un hombre está lleno de la Gracia y Unción de Dios, los espíritus inmundos lo identifican. Es de suma importancia tener estas coberturas, acompañadas de “fe” y obediencia a Cristo para que los demonios obedezcan. Sin estas coberturas y don, los demonios se reirán y avergonzarán al que trata de repréndelos. Hechos 19:16 dice: Y el hombre en quien estaba el espíritu malo se lanzó sobre ellos, y los dominó y pudo más que ellos, de manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.” Los demonios pueden discernir quien es de Cristo. 

Mateo 17:14-18 presenta la epilepsia como una atadura satánica. El verso 15 especifica la enfermad y el 18 señala la liberación: “Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es epiléptico y sufre terriblemente, porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua. Y lo traje a tus discípulos y ellos no pudieron curarlo. Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo acá y Jesús lo reprendió y el demonio salió de él, y el muchacho quedó curado desde aquel momento.

Existen muchas personas atormentadas con espíritus inmundos. Algunos luchan con espíritus de lascivias, otros con adiciones (drogas, juegos,), desórdenes mentales y del sistema nervioso (esquizofrenia, Epilepsia) y otras inmundicias y ataduras generacionales. También lazos de creencias familiares que aun ejercen potestad; permanecen activa. Creyentes viviendo atormentados porque no se sujetan a Cristo; viven tibios, en dos aguas. Estos creen en Cristo, han hecho la confesión de fe, pero aun no deciden dejar el mundo; siguen atados a las cosas del mundo, dejando puertas abiertas para ser atormentados. “Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24 RV1960). Lucas 9:62 declara, “Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios (Lucas 9:62). Seguir a Cristo requiere determinación, conversión genuina y obediencia.

El hombre no se hizo a sí mismo. Este fue creado por Dios, y solo Dios ejercía poderío sobre él, pero en el Edén, en su libre decisión, dio potestad a la maldad para que se activara y cultivara en él. Desde entonces, lucha con fuerzas de las tinieblas. El hombre ahora decide quien le gobierne, Cristo o espíritus inmundos, pero no está sin dueño; es sirviente de Dios o de satanás. El que no es de Cristo, poderes satánicos tiene la libertad de residir en él, atormentando su cuerpo y alma. Solo la presencia del Espíritu Santo morando en el hombre impide que espíritus inmundos habiten en él. Esto solo se logra por la fe en Cristo, aceptando que Él es Señor y Salvador de su vida. Juan 14:30 afirma que el príncipe de este mundo nada tuvo en Cristo, por consiguiente, tampoco en los lavados con la sangre de Cristo, aquellos que le obedecen, andando en el Espíritu. Efesios 6:12 declara que los cristianos no tienen lucha contra carne ni sangre, pero contra principados y potestades de las huestes de maldad de las tinieblas.

¿Te conocen los demonios?

El Buen Pastor


“Yo soy el Buen Pastor y mis Ovejas oyen Mi Voz; ellas me conocen” (parafraseado).

11” Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. 12 Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa. 13 El huye porque sólo trabaja por el pago y no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen, 15 de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas. 16 Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor”
(Juan 10:11-16 LBLA).

Características del Buen Pastor

o   Da su vida por las ovejas.
o   Deja las 99 para buscar la que se perdió; se fue; se alejó; la perniquebrada.
o   Las ovejas conocen su voz.
o   Dirige las ovejas para que anden unidas; se ayuden; se cuiden de los lobos, leones; les ensena como protegerse en la unidad.
o   Pelea por las ovejas; las cuida; protege, así como David peleo con leones por ellas.
o   Intercede por las ovejas; da de comer a las necesitadas.
o   Instruye sus ovejas; las corrige con mano blanda y misericordia.

En el Salmo 23 David señala al Buen Pastor. El identifica a Jehová como su Pastor y describe cuan grandioso es. El asegura que, bajo la cobertura de ese Gran Pastor, nada le falta ni faltara. Su seguridad en El es vehemente; digna de imitar. David declara que El: 
·         le da reposo; en lugares delicados lo asienta
·         conforta su alma
·         lo guía por sendas de justicia
·         le protege de todo mal
·         le infunde aliento; fuerzas
·         le defiende; antes su enemigo muestra Su proezas - aderezando mesas delante del él.
·         le unge con su Poder y Gracia
·         le muestra Su Misericordia haciéndole morar en Su casa para siempre

Jesucristo es el Buen Pastor. El dio su vida por el mundo, para que por El este fuera salvo. Jesús puso Su vida en reemplazo de las ovejas, asimismo rescatándolas de la muerte eterna y dándole vida en El. Por lo tanto, todo aquel que en El cree tiene ¡vida eterna! Y se convierte en hijo de Dios y ¡coheredero con Cristo!

 ¡A Él sea toda gloria y honra por los siglos de los siglos
Amen!




Tuesday, February 5, 2019

El Constructor De La Iglesia


Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18 LBLA).


“Edificare Mi Iglesia y las puertas del hades no prevalecerán contra ella” fueron las palabras y promesa del Maestro. Jesús cumplió lo del hades cuando descendió a los sepulcros a predicar a los encarcelado (1 P 3:19) y a la vez tomo el control el hombre le había otorgado a satanás. Apocalipsis 1:18 confirma que Jesús tiene las llaves de la muerte y del Hades, “y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

En el Pentecostés, con el primer discurso de Pedro, comenzó la iglesia a desarrollarse, expandiéndose el evangelio por todas las naciones. Hasta hoy ¡el evangelio sigue expandiéndose y la Iglesia creciendo!

El cuerpo de Cristo reconoce que Jesucristo es su Albañil, Arquitecto, Ingeniero y Maestro de obras. El la diseño y estableció con propósito específico, por lo tanto, ningún ser viviente puede adueñarse o cambiar el formato y definición del diseño. Nadie sabe lo que hay en ella; y de que esta compuesta, solo Su Arquitecto y constructor. Cristo la fundo a precio de sangre, y lo que posee esa sangre es celestial, divino.

La Iglesia se reúne en diferentes localidades para accesibilidad a los miembros de la comunidad. Sin embargo, cuando la Trinidad la observa, lo que distingue es una sola Entidad ejecutando actividades diferentes.

La Iglesia pertenece a Cristo. Él es responsable de su construcción, protección y poder. Esta no es un proyecto de hombre, es una potencia prodigiosa, admirable, sobrenatural, esplendida que nunca fallara ni caducara su propósito. el Omnipotente Hijo de Dios está a cargo y en total control de ella. Muchos tienen sus propias opiniones de Ella, inclusive los creyentes. Su identidad, definición y función se la dio Cristo. Por lo tanto, el humano no puede definirla mucho menos conoce su poder, este reside en Jesucristo. Los lavados con la Sangre del Cordero; los que son Hijos pueden recibir la revelación de Su función y poder.

Iglesia no es un edificio o grupo de personas como algunos definen. Es una extraordinaria Entidad que empezó con la llegada del Espíritu Santo en Pentecostés. Esta tiene acceso directo a la presencia de Dios. Revelación 1:6 indica que la Iglesia es un grupo de sacerdotes, privilegiados sirvientes del Todo Poderoso; especial tesoro en los ojos de Dios; apartadas para el servicio de Dios. Esta llamada adorar y proclamar las excelencias del Reino Celestial; dando siempre honor al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. ¡Qué gran privilegio se le ha dado!

La Iglesia es una Intercesora. Esta intercede no solo por los suyos, pero también por los perdidos. La Iglesia continua el trabajo de los discípulos, evangelizando las naciones para el conocimiento de Jesucristo y Sus Buenas Nuevas de salvación.

La Iglesia prevalecerá hasta el tiempo Su Albañil determine. No existe fuerza humana, mucho menos fuerzas satánicas que prevalecerán contra ella. Por no ser edificada por mano de hombre, esta no puede ser destruirá por tales. Podrán cerrarse edificios, locales de asambleas y reuniones, pero nunca la Iglesia; esta jamás perecerá o cerrará sus puertas, solo hasta que el Maestro la cierre, así como paso en los tiempos de Noé.

Es un privilegio pertenecer a esa maravillosa Entidad; La Iglesia de Jesucristo.

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...