Saturday, April 27, 2019

RECONCILIACION


“ 18 Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! 21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:18-21).

Dios reconcilio al hombre con El por medio de Su hijo Jesucristo. Desde el pecado de Adam hasta hoy, ha dispuesto formas de rescate para que el hombre sea restaurado y nuevamente reconciliado con El. Su anhelo es que la creación esté reconciliad, que sea una con El. Hizo esto de tal manera que dio a Su Hijo, en sacrificio, para que esto se llevara a cabo. Jesucristo reconcilio al hombre con Dios, su Creador. La Reconciliación y Restauración son parte del corazón de Dios. El no desea que nadie perezca, sino que sea restaurado.

Juan 17 versículo 9 en adelante revela el deseo de Jesús para Su Iglesia, señalando la importancia y prioridad de la unidad. Jesús aspira que sus discípulos sean uno, así como El y el Padre son uno. El entiende que en la unidad esta la fuerza y fortaleza de un grupo. Cuando un grupo de persona está unido en armonía, difícilmente penetra o se infiltra lo no deseado; los malos deseos. En la unidad armoniosa no cabe la envidia ni el celo, solo el deseo amoroso de bienestar, de ayuda.

El ministerio de la reconciliación está en efecto desde que Adam desobedeció a Su Creador. En estos días está agilizado ya que se está presentando y desarropando conflictos eclesiásticos, afectando el trabajo evangelístico y ministerial. Pleitos entre ministros y laicos causando dolor al alma debido a palabras hirientes; lideres levantándose contra pastores ocasionando divisiones; ministros del Altar envueltos en pecado y desvergüenzas ministeriales y sociales causando que gentiles no lleguen al Evangelio y provocando que fieles se alejen de las asambleas y actividades congregacionales; falta de santidad y respeto al culto santo. Estas y otras situaciones eclesiásticas afectan La Iglesia desde que Judas se levanto contra el Maestro, traicionándolo por 30 piezas de plata. Le doy gracias a Dios porque Su misericordia todavía nos mantiene vivos, dando oportunidad para el arrepentimiento, la restauración y reconciliación.

Dios es fiel y extiende Su amor y misericordia para que nadie se pierda. Sin embargo, no podemos abusar de los atributos de Él ya que vendrá la muerte y puede alcanzarnos de sorpresa. Hoy es el día de salvación, de arrepentimiento y Reconciliación. No debemos dejar pasar el tiempo, pensando que los anos se alargan y no moriremos. Quizás el que este leyendo este mensaje es tu ultima oportunidad para reconciliarte con Dios y aquellos que hayas ofendido. La Biblia declara que debemos primero perdonar a los que nos han ofendidos para que Dios nos perdone. Muchos solo se reconcilian con Dios, pero no con la (s) personas. Dios desea que estemos bien con todos para poder verle a Él: Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14). También Romanos 12:18 dice: Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.

Es tiempo de reconciliación entre los fieles cristianos. Debemos pedir perdón al que hemos ofendido y perdonar al que nos ofende. Dios no puede ser burlado. Su misericordia desea que nos reconciliemos, no le demos lugar al enemigo de nuestra alma para que siga sembrando cizañas entre los cristianos.  Dios envió a Jesucristo para reconciliar al hombre con El, reconcíliate con tu hermano y con Dios. Pídele al Espíritu Santo que te guie en este proceso de reconciliación. El te mostrara las personas a las cuales debes pedir perdón y a cuáles debes perdonar.

  Aprovecha la oportunidad que Dios te brinda hoy. 

¡Él te quiere ayudar a que le veas!

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...