Monday, February 22, 2016

Nacer del Agua y del Espíritu

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”
 Juan 3:5
Nacer de nuevo es una expresión que se usa muy a la ligera entre los cristianos. Muchos abogan que esto rápidamente sucede al declamar la oración de salvación. Esta idea es grandemente errónea. La cual ha causado confusiones, dudas y desilusiones cuando las expectaciones (unción del Espíritu Santo) del nuevo nacimiento no son seguidamente manifiestas en el nuevo creyente. La profesión de fe no es más que eso, fe en Jesucristo y Su evangelio. Nacer de nuevo va más allá que una proclama de fe en Jesucristo y su muerte redentora. Esto conlleva el nacimiento en el espíritu, lo cual sucede cuando la unción del Espíritu Santo es derramada sobre el creyente. Entonces el espíritu del hombre se enlaza con el Espíritu Santo, y ya no vive para sí, sino que vive para Cristo. El hombre carnal muere para darle gobierno al espiritual. Romanos 10: 9-10 expresa la profesión de fe para salvación, pero nacer de nuevo es otra cosa. Jesús dijo a sus discípulos que era necesario que fueran bautizados y llenos del Espíritu Santo antes de salir a las naciones. Juan 20:22 relata cuando Jesús impartió unción sobre los discípulos antes de que salieran a predicar el evangelio dentro de Jerusalén: Y como hubo dicho esto, sopló, y díjoles: Tomad el Espíritu Santo,” pero aun necesitaban la llenura completa para poder ser discípulos dispuestos a morir por El. El libro de Hechos capítulo 1 versículo 8 relata las palabras de Jesús a los discípulos: Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Cuando Jesús partió a los cielos (Hechos 1:9) los discípulos quedaron en Jerusalén, pero aun estaban llenos de miedo y temores, escondidos en las casas y hablándose por señas y en lugares ocultos. Después de la llenura, el nuevo nacimiento germinó, ya no tenían miedo a ser vistos y encarcelados; otros sufrieron muerte (Esteban). Muchos de ellos se graduaron de discípulos a apóstoles por las maravillas que el Espíritu Santo hacia mediante sus vidas…y el Señor añadía diariamente a la Iglesia!  

Las congregaciones están llenas de creyentes que aun no han nacido de nuevo. Aseguran que porque son constantes en la asistencia de las reuniones del templo, diezman y “no pecan” han nacido de nuevo. Muchos cristianos y creyentes no han tenido un ‘verdadero’ encuentro con Jesucristo; no han podido experimentar las riquezas del nuevo nacimiento ya que esto solo se consigue con la llenura del Espíritu Santo. 

Lamentablemente, la realidad es que existen cristianos que no creen en la Tercera persona de la Trinidad. En vez de Persona le llaman ‘fuerza’ de Dios dada al hombre para fortalecerle. Las controversias respeto al Espíritu Santo y Su función en la Iglesia son profusa. Algunos no creen en Su manifestaciones, mientras otros dicen que “eso era para el tiempo de los apóstoles.” ¿Cómo puede un creyente/cristiano ser lleno del Espíritu Santo si no cree en El? ¿Cómo puede nacer de nuevo si esto solo sucede en la Llenura del Espíritu Santo? (muchos dicen que solo actuó en los primeros discípulos).

Jesús dice que es necesario nacer del Espíritu, y ordeno a los discípulos que no se movieran hasta no ser llenos del Espíritu Santo. El que cree en la Biblia entonces debe saber que el Maestro enfatizo la Tercera Persona de la Trinidad y la importancia de Su función en la Iglesia. “30 “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.32 A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” (Mateo 12:30-32). Entonces, ¿a quién creemos? ¿A Jesús o a nuestra interpretación de lo que El dijo?

Sin la llenura (unción) del Espíritu Santo no surge el nuevo nacimiento. ¿Deseas continuar viviendo de las migajas del Reino, o te animas a creerle a Jesús y gozar de las riquezas del nuevo nacimiento saturado con la presencia del Espíritu Santo? Tú eliges.



No comments:

Post a Comment

Beneficios de la Tribulación

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien ha pasado o está pasando por un evento desafortunado. La tribulación puede...