Tuesday, July 11, 2023

Fe sin Frutos

Porque el reino de los cielos es como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes. 15 Y a uno le dio cinco talentos, a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y se fue de viaje. 16 El que había recibido los cinco talentos, enseguida fue y negoció con ellos y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido los dos talentos ganó otros dos. 18 Pero el que había recibido uno, fue y cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor. 19 Después de mucho tiempo vino* el señor de aquellos siervos, y arregló* cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: «Señor, me entregaste cinco talentos; mira, he ganado otros cinco talentos». 21 Su señor le dijo: «Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor». 22 Llegando también el de los dos talentos, dijo: «Señor, me entregaste dos talentos; mira, he ganado otros dos talentos». 23 Su señor le dijo: «Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor». 24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: «Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste, 25 y tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; mira, aquí tienes lo que es tuyo». 26 Pero su señor respondió, y le dijo: «Siervo malo y perezoso…” (Mateo 25: 14-26 LBA).

Jesús desea todos aquellos que han aceptado Su invitación a la Salvación también reciban premios celestiales.

Como hemos aprendido, la Salvación y el Tribunal de Cristo son dos sucesos diferentes en el Reino Celestial. 2nd Corintios 5 explica lo que sucederá en este Tribunal: 10 Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.11 Por tanto, conociendo el temor del Señor, persuadimos a los hombres, pero a Dios somos manifiestos, y espero que también seamos manifiestos en vuestras conciencias (LBA). En el Tribunal de Cristo recibiremos los premios de nuestras obras; aquellos frutos de arrepentimientos y de fe, que cultivamos por agradecimiento a la Salvación que hemos recibimos en Cristo Jesús, la Cual costo gran precio, y causo tristeza y dolor en el Trono de Dios. Aunque para nosotros fue gratuita, el Padre y el Hijo pagaron un gran precio.

Para el hombre, recibir la Salvación es fácil. Solo tiene que aceptar y confesar a Jesucristo como el Unigénito Hijo de Dios reconociendo Su muerte Salvífica en la Cruz por la humanidad, y Aceptarlo en su corazón como Salvador y Señor. La simpleza de adquirir esta Salvación se puede ilustrar en la comunicación entre Jesús y el malhechor que estaba en la cruz, cerca de Él, siendo también crucificado. 39 “Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? 41 Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero este nada malo ha hecho. 42 Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 Entonces Él le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.

En estos pasajes Bíblicos observamos que este hombre, el cual iba a morir probablemente en los próximos minutos/horas, recibió inmediatamente la Salvación de vida eterna. ¡Que sencillo y simple es recibir la Salvación!  

Ahora también debemos exponer otro factor de la Fe en Cristo Jesús - Las obras. Los frutos de la Salvación es algo que muchos tenemos por poco; podemos decir no le damos su significancia, ya que poco se expone en los estudios bíblicos y predicas de asambleas, excepto cuando se habla de ofrendas y diezmos. Estos dos se mencionan continuamente como obras de arrepentimiento. Sin embargo, el apóstol Santiago hace hincapié en otros factores: 19 “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. 21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas… sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores 26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana. 27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo…que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas…conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores…13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia…15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma (Santiago 1:19-21, 22ª; 26-27; 2:1, 8-9, 13, 15-17).

Estos son algunos de los versículos que acentúa el apóstol Santiago, pero se recomienda leer los tres capítulos. De manera, que debemos entender lo que La Palabra nos dice cuando habla de los frutos de arrepentimiento y fe. Jesús dice, que debemos dar ofrendas, pero si tenemos algún problema con un hermano, esa ofrenda no es bien recibida hasta que no te hayas reconciliado: 23 “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24).

Los frutos de la Salvación van más allá de dar diezmos y ofrendas para sostener las necesidades de las construcciones de los templos y lugares de reuniones. El Padre está interesado en que nuestro corazón sea limpio y puro delante de Él, y en la unidad y paz con los hermanos, y cuando esto hacemos recibiremos premios indescriptibles durante el Tribunal de Cristo.

Hermanos, no solamente cuidemos esta Salvación Tan Grande, pero tratemos de mostrar nuestra fe con obras de obediencia a La Palabra de Dios. Jesús nos enseno durante Su ministerio en la tierra la importancia de hacer obras. Pero hoy existen muchos talentos escondidos en el Iglesia de Jesucristo, los cuales no dan frutos de Salvación.  ¿Qué estás haciendo con el talento que Dios te dio?

 

Sunday, July 9, 2023

Unción Indescriptible: Tu Tumba Sigue Dando Vida

“Y murió Eliseo y lo sepultaron. Y las bandas de los moabitas solían invadir la tierra en la primavera de cada año. 21 Y cuando estaban sepultando a un hombre, he aquí, vieron una banda de merodeadores y arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo. Y cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie” (2 Reyes 13:20-21).

 

Que hermoso seria vivir una vida que aun nuestros huesos estén ungidos; una vida de separación y santidad que Dios use para manifestar Su Gloria. Leyendo la vida de Eliseo y los milagros Dios hizo por él, deberíamos desear apartarnos y que el Padre haga de nuestra existencia Su corona; olor fragante y vaso agradable. Esto no es envidiar, sino desear ser como estos hombres de Dios que se negaron a sí mismos dedicando sus vidas para servir y agradar a Dios. Hombres y mujeres que sacrificaron sus deseos personales e individuales para el bienestar de otros; de algo más grande que ellos mismos, el Reino de Dios.

Si tomamos decisiones de tal significancia, Dios puede usar nuestras vidas, así como uso a Eliseo, Elías, Abraham, Moisés, Juan el Bautista, Pablo, etc. Ellos participaron en el plan del Reino Celestial por su fe, obediencia, firmeza y dedicación; estos le creyeron al Dios de Israel y a Jesucristo.

Cuando anhelamos ministerios como estos hombres de Dios, tenemos que ser siervos que desean las cosas del Reino Celestial, y si entendiéramos el secreto de ver el Reino de Dios activo en nosotros en la tierra, nos entregáramos a la sujeción del Espíritu Santo deseando complacerle a Él y no a nosotros.  Pablo pronuncio Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí (Gálatas 2:20).  

Estos hombres y mujeres llegaron a ver la gloria de Dios y Su manifestación en medio de la humanidad por su sumisión. Deseamos ver la gloria de Dios, pero no queremos pagar el precio que esto requiere. Negarse a sí mismo es difícil en un mundo que busca su propio bienestar y gloria. Si el cristiano entendiera el secreto del Reino Celestial, dejara todo por él. Así como hizo el hombre que encontró un tesoro y compro el terreno, ya que era valioso. Solo él sabía del tesoro que existía, y dio todo por conseguir ese terreno; vendió todo para adquirir la finca. Si solo entendiéramos el valor del Reino Celestial, dejaríamos y entregaríamos todo por conseguirlo.

Decidamos tener vidas que dejen huellas en los corazones de aquellos que el Padre Celestial nos ha permitido tener algún tipo de contacto y conexión. A lo mejor no observemos cambios inmediatos, pero pueda ser que la semilla plantada y el testimonio evidente ayuden, en un futuro, en la convicción del Alma de esa persona. Que la fidelidad a la Fe que hemos creído toque el corazón de nuestros familiares y estos recuerden y testifiquen como nuestro vivir influencio sus vidas.


No Podemos Callar

  2 Reyes 7:3-8:15 8  Cuando llegaron los leprosos a las afueras del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y se lleva...