Saturday, June 8, 2024

Importancia de Fallas y Errores

Si no fuera por los fracasos y caídas nunca podríamos experimentar la Gracia y Misericordia de Dios. Israel pudo apreciar y observar la Magnificencia de Dios en su viaje por el desierto, pero solo notaron Su Clemencia cuando le fallaban. Esto no quiere decir que debemos deliberadamente cometer errores y fallarle a Dios, pero cuando lo hacemos, Su Perdón inmerecido y Compasión es revelado. Debemos mantener un espíritu humilde cuando Su Clemencia es sobre nosotros, sabiendo que no es porque somos merecedores sino por su Fidelidad y Compasión en Cristo Jesús.

La Biblia no esconde los errores y fallas de los hombres usado por Dios. al contrario, los expones para que sepamos que Dios no está buscando perfectos para usar, sino enfermos espirituales y físicos donde solo El recibe la gloria y honor. Mediante estos hombres y mujeres lleno de imperfecciones, como nosotros, Él es exaltado. Dios usa al caído, pobre de espíritu, pero que tiene un espíritu humilde que desea adorar y glorificar a Su Creador, pero se le hace difícil por la lucha con la carne, el mundo y Satán.

Así que, si le has fallado a Dios, solo recuerda que después del arrepentimiento y humildad de corazón, viene la restauración. Luego serás usado por Su Gracia para la Gloria de Jesucristo.


Mi Historia Su Gloria

Los testimonios que contamos cuentan la Gloria de Dios. Por lo tanto, no debemos callar del trabajo que nuestro Padre Celestial está realizando en nosotros. No debemos permitir que la timidez o el miedo al rechazo interfieran en proclamar las maravillas de Dios en nuestra vida. Si no hubiera sido por los testimonios de hombres y mujeres en la Biblia, no hubiésemos conocido la obra de Dios en ellos. El libro de Hebreo revela como la fe de estos influenció para que Dios realizara prodigios por medio de ellos. Mi historia es Su Gloria ya que Él es quien hace los cambios en nosotros; en nuestro carácter; quien sana las heridas del alma, nos perdona y limpia de nuestra pasada manera de vivir en Cristo Jesús. 


Sunday, May 12, 2024

No Podemos Callar

 

2 Reyes 7:3-8:15

Cuando llegaron los leprosos a las afueras del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y se llevaron de allí plata y oro y ropas, y fueron y lo escondieron; y volvieron y entraron en otra tienda y de allí también se llevaron botín, y fueron y lo escondieron.Entonces se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien. Hoy es día de buenas nuevas, pero nosotros estamos callados; si esperamos hasta la luz de la mañana, nos vendrá castigo. Vamos pues, ahora, y entremos a dar la noticia a la casa del rey.

Cuando observamos la necesidad que otros tienen y conocemos cómo pueden recibir la bendición para saciar esa necesidad y nos quedamos callados es pecado. Omisión con intención es delito humano. Si hacemos oídos omisos y no advertimos, somos tan homicidas como aquel que mata intencionalmente. 2da Reyes capítulo 7 revela como está viviendo el pueblo de Dios bajo el yugo de su enemigo y las necesidades internas de la nación. El canibalismo era parte de la dieta del pueblo. Estaban bajo presión del enemigo, cercados y acorralados, y no podían salir fuera del campamento a comprar lo que necesitaban. Aun si pudieran salir, no podían pagar lo que costaba el precio de los alimentos debido al alto costo. Estos leprosos, que viven fuera del campamento no tenían nada que perder, de por si estaban a riesgo de morir estando sin protección ya que vivían fuera del campamento debido a su enfermedad de lepra. Esto lo llevo arriesgarse llegando al campamento del enemigo a ver si le daban una migaja para sobrevivir o morir mientras trataban. Ellos no sabían que su decisión y determinación lo puso en manos del Altísimo para ser instrumentos de salvación al pueblo de Dios (leer capitulo completo para entender el escenario). 

Cuando la necesidad se acerca, no podemos encerrarnos como victimas sino enfrentar la situación con la guía de Dios, la certeza de que El hará lo que no podemos hacer, pero no debemos encerrarnos y dejarnos morir sin pelear. A veces solo procedemos cuando el dictamen que acarreamos no es ventajoso, arriesgando todo y activando la fe en Dios. ¿Cuantas veces nos encontramos en situaciones donde tenemos que hacer como los leprosos para encontrar la salida y bendición?

Actualmente, multitudes están bajo el yugo de Satanás y sus demonios y no le hablamos de Aquel por el cual pueden ser liberados. Muchos no predican a Jesucristo por timidez, miedo de ser rechazados.  Otros se aíslan, pero el aislamiento es un delito humanitario, y actuamos de forma egoísta pensando en nosotros mismos y no en el que tiene la necesidad. Los depredamos de escuchar de Jesucristo y Su Evangelio. El que ignora la necesidad ajena por no sentir rechazo, y niega proveer la solución al encarcelado espiritualmente por las mentiras de Satanás, comete pecado de muerte. La Iglesia es la voz profética para revocar las mentiras de Satanás. Hasta cuando la Iglesia permanecerá callada antes tanta necesidad espiritual. Este mundo va en decadencia y la Iglesia no está ejecutando la Gran Comisión. Los ministros están pensando como engrandecer sus congregaciones y exaltarse ellos en vez de exaltar a Jesucristo. 

Aunque la Iglesia parece estar en caos, Su Cabeza no. Jesucristo la pasara por el fuego, muchos se quemaran y se volverán cenizas, pero los que permanecen serán usados como remanentes para cumplir la Gran Delegación. No esperes que tu Creador te pase por el fuego para que entiendas el propósito para el cual fuiste creado. Jonás termino en la boca del pez, por tres días, hasta que entendió y recapacito su decisión. 

Consideremos nuestras tribulaciones como nuevo escalón para crecer en el conocimiento de Dios y Su Reino. El desea moldearte para que crezcas y llegues a nuevas dimensiones. Es de asegurarse que después de las tribulaciones crecemos espiritualmente, pero solamente si permites que Dios haga lo que desea hacer en medio de ellas. Ver las tribulaciones como oportunidades es de sabios. Nuestro Creador desea perfeccionarnos a la imagen de Jesucristo, y a veces es necesario las tribulaciones para que esto ocurra. Jeremías 29:11 declara que Dios tiene pensamientos de bien y no de mal para nosotros, por lo tanto, todo lo que El diseña, aun las tribulaciones, trae pensamientos de bien.

Iglesia no calles. El Mundo necesita que hables las Buenas Nuevas de Jesucristo. Tú tienes la solución a este Mundo perdido, tienes la Verdad en tu boca, háblala. No permitas que el Mundo te diseñe, te atemorice, en vez, tú se contribuyente a que escuche y conozca de Jesucristo y Su Evangelio. No te aísle; no desmayes; anímate a provocar a un Mundo que se ha olvidado de Su Creador y Su Redentor. Si no hablas y callas, estás perpetrando muerte; Almas muriendo porque callas la Verdad de Vida Eterna que solo se encuentra en Jesucristo. Por lo tanto, no calles, eres un instrumento de Vida.

 


Saturday, May 4, 2024

Ismael el Hijo Herido

Génesis 21: 9-21

Innumerable de veces no entendemos las disposiciones de Dios (“a Dios no se le cuestiona, solo se le obedece”). Ismael no pidió nacer, menos ser expulsado de su tierra y parentela por su padre biológico. Durante su temprana adolescencia sufrió uno de los rechazos más severo, la apatía de su papá. No solamente fue destituido de la única familia y comunidad que conocía, sino que fue su propio padre que lo desatendió y envió a su propia suerte a un desierto cruel. Este fue confinado a un desierto hosco, caliente, con su madre, sin un animal que montar, y con poco alimento y agua (Génesis 21:14-16). Me imagino que el joven hubiera preferido nacer sin conocer su padre en vez de tener que experimentar el abandono en su cercana adolescencia cuando un hijo necesita más de la guía y apoyo de un padre. También me imagino que observo llorar a su madre de dolor y desesperación. En una instancia Agar escapo del campamento debido a los maltratos de su jefa (Génesis 16 – v. NVI-C) y quizás era la oportunidad preferible para el joven, al igual que para la madre, de regresar a su gente y su tierra (Egipto), teniendo el apoyo de su comunidad y dar a luz en medio de su pueblo con personas que lo iban aceptar y querer. La voluntad de Dios era otra. Encontramos en el versículo 9 que un Ángel le pide regresar a su jefa, someterse a ella, obedecerla y luego le habla de su embarazo, hasta le da el nombre del niño que llevaba en su vientre, y le profetiza su futuro: Vuelve junto a ella y sométete a su autoridad le dijo el ángel. 10 De tal manera multiplicaré tu descendencia, que no se podrá contar.11 Estás embarazada, y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción.12 Será un hombre indómito como asno salvaje. Luchará contra todos, y todos lucharán contra él; y vivirá en conflicto con todos sus hermanos».

Hoy día observamos estas profecías sobre su vida hecha realidad en su descendencia. Su raza está en conflictos internos, movilizaciones violentas entre hermanos, guerras civiles que no terminan. También, terribles guerrillas y extremistas han nacido de su descendencia. El dolor o trauma que experimento este joven paso de generación a generación, creando una comunidad llena de resentimiento y odio a sus hermanos y a todo aquellos que no le reconocen. El espíritu de Rechazo gobierna sobre esta comunidad que está en continuos pleitos con todos. De este linaje nace Mohammed, el iniciador del islam.

Las heridas del alma que este joven subsistió solo lo sabe el, y el nivel de trauma que experimento: abandonado, expulsado y rechazado por su padre. Este joven probablemente sentía enojo, ira hacia la vida y todo lo que tenía estabilidad y seguridad, ya que la de él fue frustrada al tener que dejar todo lo que había conocido desde su niñez y pelear por su seguridad y la de su madre en un desierto impetuoso. ¿Quién podría entender el dolor del Alma que llevaba este joven? La Escritura no muestra con detalles la vida que acarreo, solo declara la profecía (Génesis 16:12) que vendría sobre su descendencia. También Génesis 25 muestra que posiblemente se mantuvo cerca de su padre y hermano Isaac ya que estuvieron juntos en el funeral de Abraham: Abraham vivió ciento setenta y cinco años, y murió en buena vejez, después de haber vivido muchos años, y fue a reunirse con sus antepasados. Sus hijos Isaac e Ismael lo sepultaron… (v.7-9).

Ismael, el hijo herido, hasta hoy pelea por lo que él considera le pertenece - el derecho de la herencia de la primogenitura (primer nacido del patriarca). Por consiguiente, hasta el día de hoy está en guerra con su hermano. Este se considera enemigo orgánico de su hermano, el hijo de la promesa; el hijo de la esposa, Isaac, y lamentablemente se le ha hecho difícil entender que es hijo de la esclava, ilegitimo, manteniendo resentimiento y rencilla contra su hermano. Este necesita sanidad interior y reconciliación con su verdad. Ismael recibió promesas similares al hijo legítimo, pero no las ha podido disfrutar porque su corazón sigue herido y lleno de odio hacia su hermano. Podría conjeturar que Jesucristo fuera mejor aceptado como el Unigénito Hijo de Dios y el Mesías esperado por Israel si no hubiera rencilla entre estos dos hermanos, ya que Jesucristo viene de la descendencia del hijo legítimo.  

Seguimos orando por este joven herido y su descendencia, que es de multitudes, para que obtenga la sanidad interior y pueda aceptar a Jesucristo como lo que es en realidad, el Hijo de Dios que vino a la tierra a salvar al mundo de la muerte eterna y a reconciliar al hombre con el Padre Celestial al morir en la Cruz del calvario y Resucitar al tercer día. Ismael tiene tanto derecho de Salvación como lo tienen otras naciones. ¡Jesús vino para todos!

 

Saturday, March 23, 2024

Cristiano Maniquí

Ester 4:1-17

13 Entonces Mardoqueo les dijo que respondieran a Ester: No pienses que estando en el palacio del rey solo tú escaparás entre todos los judíos. 14 Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para una ocasión como esta tú habrás llegado a ser reina (v.13 LBA)

Muchos cristianos decimos estar esperando por Dios para movilizarnos a predicar el Evangelio de Jesucristo. La realidad es que Dios está esperando por nosotros que nos decidamos a obedecer el mandato de Él. Las órdenes a seguir ya están dadas, solo tenemos que disponernos y cumplir: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio,” esta Buena Nueva de Salvación. Cuando expresamos estar esperando por el Espíritu Santo para hablar del Evangelio, no es más que una excusa. Seamos honestos y dejemos de buscar excusas a nuestra negligencia y desobediencia como cristianos, los cuales debemos estar siempre, siempre, siempre predicando a Jesucristo y Su Mensaje al mundo.

Existen llamados y ordenanzas. Me parece que la confusión está en la falta de entendimiento de estas dos. Al cristiano se le ha dado un mandato, lo cual es para todos, pero dentro de ese mandato, Dios puede asignar un llamado especial. Este es especifico e individualizado. A unos llamo pastores, maestros, etc. El llamado es el que debemos esperar al tiempo de Dios para ejercer. La Unción esta sobre el llamado, pero los Dones en el mandato,17 Y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; 18 tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien.19 Entonces, el Señor Jesús, después de hablar con ellos, fue recibido en el cielo y se sentó a la diestra de Dios. 20 Y ellos salieron y predicaron por todas partes, colaborando el Señor con ellos, y confirmando la palabra por medio de las señales que la seguían (Marcos 16:17-20). Cuando David fue llamado a ser rey de Israel, el profeta lo ungió para el ministerio. Antes de ser rey, él fue guerrero como todos los israelitas, los cuales debían defenderse de sus enemigos. No fue hasta mucho después, que este realizó el llamado de ser rey de Israel. Dios desea ver nuestra obediencia y fidelidad en el mandato, antes de entrarnos de lleno al llamado.

Muchos cristianos están como maniquí, sentados en una banca de la congregación, siendo alimentados, engordándose de la Palabra de Dios, nutriéndose solos, siendo egoístas, sin pensar en los demás. Con esto, negando el conocimiento del Evangelio a otros. Estos asisten a congregaciones por muchos años sin dar frutos, recibiendo mensajes tras mensajes, sin moverse a llevar el mensaje de Salvación a las Almas perdidas. Mardoqueo le recordó a Ester, que a lo mejor ella estaba donde esta ahora para ejercer un propósito exclusivo, traer liberación a su pueblo. Ester quería seguir como un Maniquí, solo siendo la reina, atendiendo los deseos del Rey cuando la llamaba, y muchas veces necesitamos un Mardoqueo que nos despierte a la realidad de quienes somos en Cristo y el propósito de nuestras vidas para la expansión y cuidado del Reino de Jesucristo. Somos Embajadores de Cristo en la tierra y como tal debemos andar y ejercitar, enfocados y cuidando los negocios de nuestra residencia, el Reino Celestial. 

¿Deseas ser Ester reina o Ester de propósito, Embajadora? Tú decides. 

Sunday, March 17, 2024

El Dia del Senor

Joel: 1:15 15 ¡Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso. 16 ¿No fue arrebatado el alimento de delante de nuestros ojos, la alegría y el placer de la casa de nuestro Dios?  2:1-2: Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. 2 Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones.  

Siempre que escuchamos hablar del ‘día del Señor’ pensamos que solo se refiere a lo que dice 2 Pedro 3:10-13: 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas 11 Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros en santa conducta y en piedad, 12 esperando y apresurando la venida del día de Dios, en el cual los cielos serán destruidos por fuego  y los elementos se fundirán con intenso calor! 13 Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia. Este pasaje destaca como será el Día del Señor para la humanidad y el mundo entero; el día de justicia donde Dios manifestará Su Poder ante el hombre; una temporada donde Dios, el Creador de todo, restaurara el Paraíso que siempre estuvo en Su corazón, donde Su magnífica creación, el hombre, viviera bajo Su cobertura para siempre: “esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia” (v.13). Sin embargo, el día del Señor, mejor dicho, la justicia de Dios, también se manifiesta de una manera individual. 

El día del Señor llega para todos. Esto se manifiesta de una forma individual, estatal, nacional, global y finalmente, mundial. La justicia de Dios alcanza justos e injustos, creyentes y no creyentes, judíos y gentiles. Esta se hará visible en un día preciso. Dios da oportunidad al hombre que ordene sus sendas y haga justicia a todos, sin acepción de personas; con balanzas justas. Incluso tiempo para que devuelva lo robado, sane los corazones que hirió, y ordene su vida con Su Creador. Pero, si no se arrepiente y cambia de actitud, entonces es cuando Dios toma control y Su Día llega a esa persona. Jesús muestra este juicio en su contacto con Zaqueo: 8 Y Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes daré a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno, se lo restituiré cuadruplicado. 9 Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, ya que él también es hijo de Abraham; 10 porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19).

Con este nuevo entendimiento de lo que es el día del Señor, o mejor dicho la Justicia de Dios, el apóstol Pedro nos insta a vivir vidas piadosas: 11 Puesto que todas estas cosas han de ser destruidas de esta manera, ¡qué clase de personas no debéis ser vosotros en santa conducta y en piedad, (v.11) 

Al leer las Escrituras, encontramos que nuestro Padre Celestial no hace acepción de personas. Estudiamos como Su pueblo, Israel, hasta recientemente, vivió en diáspora por haber desobedecido y rechazado a Dios, hacer injusticias y adorar ídolos. Dios no puede ser burlado, todos recibiremos recompensas terrenales de acuerdo a como vivimos. Muchos creen que este día es solo para los injustos sin entender el trasfondo detrás del Día del Señor, pero si estudiamos el libro de Joel, encontramos lo que Dios, en Su justica hace. 

Claro que existe el Día del Señor para el mundo, pero también para cada individuo. Estemos alerta, el Día del Señor para nosotros esta propicio si no nos arrepentimos de hacer el mal, haciendo injusticias, creyendo que los ojos de Dios no están rodeando la tierra continuamente; mirando nuestro proceder hacia los demás. Entremos a cuenta con Dios, vamos arrepentirnos, 12 Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. 13 Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. 14 ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios? (Joel 2: 12-14) y El, en Su misericordia nos perdonara…pero tenemos que hacer como Zaqueo, restituir los danos que hemos causado. Entonces la Gracia de Dios se manifestará: 28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. 29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días (Joel 2:28-29).


Saturday, February 17, 2024

La Necesidad De Un Deuteronomio

(Deuteronomio 1-34)

En este libro del Antiguo Testamento, Moisés repasa la Ley que Dios establece con Su Pueblo antes de entrar a la Tierra Prometida, instando a esta nueva generación a volver a pactar con Dios, a comprometerse de nuevo con Sus Ordenanzas, reafirmando su obediencia a los Mandamientos que Dios había dado.

Deuteronomio revalida los Decretos y muchos otros estatutos dados en los libros de Éxodo y Levítico. Los niños que habían salido de Egipto ahora eran adultos, listos para conquistar y establecerse en la Tierra Prometida, pero antes, era necesario repasar y establecer en el corazón de esta nueva generación, que iba a poseer la herencia de Dios, Su pacto con ellos. Deuteronomio registra la serie de sermones de Moisés en los que reafirmó los mandamientos de Dios que originalmente se habían dado a los israelitas unos cuarenta años antes en Éxodo y Levítico.

Similar a la necesidad de un Deuteronomio, nuestra generación que está careciendo del conocimiento del Dios de Israel, el Dios de la Creación, el Padre de Jesucristo, debe ser re-entrenada y recordada, o re-evangelizada. Nosotros, los que aún tenemos y llevamos la antorcha del Evangelio levantada nos toca educar a nuestra generación de las verdades Bíblicas. La generación que nació en el desierto necesito un recordatorio o Deuteronomio, de la misma manera esta estirpe que está severamente influencia por la sociedad, la tecnología y la ciencia necesita un recordatorio… Recuerda Israel tu Creador, quien te formo y libro de las manos fuerte de los egipcios…recuerda quien murió por ti en la Cruz para que ahora puedas tener acceso directo a tu Creador, venciendo la Muerte, y a Satanás.

En los tiempos de José, llego al trono un rey que no conocía del Pueblo de Dios. Este implemento yugo, aflicciones y últimamente esclavitud. Cuando carecemos de conocimientos, tendemos a dejarnos dirigir por nuestro raciocinio.

En las instituciones escolares se ensena Historia, la cual es una de las clases necesaria para poder graduarse. Con esta materia, las historias sociales se mantienen viva en la mente de los sobrevivientes y de la sociedad en general ya que se continúa ensenando, con esto reviviendo las experiencias de nuestros antepasados. Lastimosamente, La Biblia no es parte de esas materias ensenadas en nuestras instituciones colegiales.

La Palabra de Dios, lo que los cristianos llamamos La Biblia, debe estar escrita no solo en nuestros corazones sino también en los postes de nuestras viviendas, visibles a los ojos de nuestras generaciones que nos observan y siguen. Esta debe ser continuamente enseñada a nuestros hijos, nietos, bisnietos y comunidades cristianas. La Biblia es la Sagrada Escritura, La Palabra de Dios para el mundo. En Ella Dios se da a conocer al mundo, antes y después del tiempo de Jesucristo. Es la responsabilidad de la Iglesia ser el Moisés que traiga a recordatorio, tanto en letras como en sermones, las Ordenanzas de Dios y de Su Hijo Jesucristo a esta generación que se ha olvidado de Dios y de Jesucristo. A nosotros nos corresponde impartir tanto a los creyentes como a los gentiles La Palabra de Dios al mundo, pero si solo nos conformamos con sermones de motivación cultivaremos una generación emotiva, pero no asentada en La Palabra de Dios.

Nuestro deber es motivar a regresar a las Sendas Antiguas, donde la lectura de La Biblia era la enseñanza primordial a los fieles. La Palabra de Dios hace efectos diferentes a los creyentes y a los gentiles. La Palabra de Dios se instruye a los creyentes para ser fortalecidos, mientras que a los gentiles para salvación. Reunirnos en las casas todavía tiene un poder diferente a las reuniones de asambleas. Debemos motivar reunirnos en nuestros hogares, lo cual refuerza la unidad e intimidad entre los fieles. Cuando los gentiles llegan a nuestras reuniones del hogar, se siente más atraídos ya que esta provee un ambiente amigable, íntimo y confidencial.

¡Regresemos a La Senda Antigua (leer Hechos) y veremos la manifestación del Espíritu Santo de una manera más íntima y poderosa!

La Iglesia de hoy necesita un Deuteronomio.

 

 

 


Importancia de Fallas y Errores

Si no fuera por los fracasos y caídas nunca podríamos experimentar la Gracia y Misericordia de Dios. Israel pudo apreciar y observar la Magn...