Wednesday, November 16, 2011

El Silencio de Dios

¡Oh que difícil es el silencio de Dios! Esos momentos donde necesitamos escuchar de Él,  y es  como si Él no escuchara que lo necesitamos en ese momento. Clamamos y clamamos pero no hay respuesta; no escuchamos Su Voz  ¡Que angustia! ¡Que desesperación! ¡Es lo mismo que estar sin vida!  ¡Su Voz….! ¡Que hermosa y regocijante es! ¡Alivia el alma y levanta el espíritu!  

Todo aquel que camina con Dios tiene algo bien claro, que en Su silencio Él no está callado. Cuando Él está 'supuestamente' callado, es cuando más está trabajando.  Para muchos cristianos este es un concepto muy difícil de entender. En los 400+ años de silencio (Jehová no hablaba al pueblo), Israel no entendía que Jehová su Dios estaba poniendo TODO en orden para la llegada de su Libertador y Salvador, ese Mesías que ellos tanto esperaban, El cual le fue prometido y relatado por Isaías. 
Sara no supo esperar el tiempo de Dios. Ella creía que Dios se había olvidado de la promesa de que ella iba a darle un hijo a su esposo Abraham. Sara no entendía la visión, ella no entendió que el hijo de la promesa procedería de ella, no de otro vientre. Sara no resistió el silencio de Dios y tratando de ayudar a Dios complicó más la situación. Ella le pedio a Abraham que se llegara a su criada para engendrar el hijo que Dios prometió darle por ella. Lo mismo hacemos nosotros. Cuando Dios no habla, en el tiempo que creemos Él debe hablar, procedemos ayudarle. ¡No soportamos el silencio de Dios! y nos desesperamos, y en la desesperación surgen las malas decisiones.  ¡Ojala fuésemos como José! que aún no escuchaba de Dios, mientras era ultrajado y encarcelado, se mantuvo firme y estable, el no deshonro a Dios tomando sus propias decisiones. Las tribulaciones de José empezaron desde su adolescencia, y duraron cerca de unos 13 años. José se mantuvo firme en el silencio de Dios y pudo ver la gloria de Dios en su vida!

Mientras esperamos en Dios, desarrollamos la fe y paciencia; aprendemos a depender de Él.  El silencio de Dios no es un castigo para el creyente. El no usa Su silencio como represalia contra Sus hijos, al contrario, aprendemos a tener dominio propio y a la vez desarrollar y moldear el carácter. También aprendemos que Él es quien tiene la dirección y control de nuestra vida.  
El salmista David, en el salmo 40 (versión RV Antigua), describe las bendiciones de esperar pacientemente a Jehová: “Resignadamente esperé a Jehová, E inclinose a mí, y escuchó mi clamor….” Resignadamente solo quiere decir – DOCILMENTE, RENDIDAMENTE, HUMILDEMENTE, FILOSOFICAMENTE, MANSAMENTE - hasta que Él se plazca en responder. Hay poder, milagros, y soberanía expresada en el silencio de Dios. 
Mientras estamos quietos, el Señor perfecciona Su obra en nosotros. Aprendamos a gozarnos en Su silencio y podremos ver como El endereza nuestros pasos y nos moldea a ¡Su obra perfecta!


No comments:

Post a Comment

GUION

“Entonces yo digo: Aquí estoy, para hacer lo que está escrito en el libro acerca de mí. Amo tu voluntad, Dios mío, llevo tu ley en mi in...