Saturday, October 14, 2023

Arrepentíos y Convertíos Arrepentíos y Convertíos Arrepentíos y Convertíos

“Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor”, (Hechos 3:19).

2 Respondiendo Jesús, les dijo¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto? Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. 4 ¿O pensáis que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén? 5 Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13: 2-5 LBA).

Muchas veces, el proceso de ser un auténtico cristiano podría resultar en varios pasos, podemos decir que requiere pujos. El pasaje de Marcos 8: 21-25 muestra una de las formas Jesús obro una sanidad, “Llegaron a Betsaida, y le trajeron un ciego y le rogaron que lo tocara. 23 Tomando de la mano al ciego, lo sacó fuera de la aldea; y después de escupir en sus ojos y de poner las manos sobre él, le preguntó: ¿Ves algo? 24 Y levantando la vista, dijo: Veo a los hombres, pero los veo como árboles que caminan. 25 Entonces Jesús puso otra vez las manos sobre sus ojos, y él miró fijamente y fue restaurado; y lo veía todo con claridad.” También es digno de mencionar el pasaje de Job cuando le dice al Padre, “de oídas te había oído, pero ahora mis ojos te ven” (Job 42:5).  A veces esto sucede con algunos creyentes, necesitan pasos y pujos para conectarse y arraigarse a la Vid.

Como todo creyente debe conocer, el reconocimiento de Jesús, quien es El y a que vino a la tierra es el vital paso para ser llamado cristiano. Ya que algunos catalogan a Jesús como un profeta más. Este credo, habiendo recibido la revelación de Jesucristo, produce contrición de espíritu. El corazón se abate de tal manera y ríos de aguas vivas surgen. El Alma se aflige y reconoce que ha estado muerta en pecado y que requiere un cambio. El Alma tiene como entendido que esto solo sucede con una genuina confesión de Fe en Cristo Jesús; no una confesión de labios (Mateo 15:8) sino de lo más profundo del Alma. Después de esta confesión, la mente, la actitud, y el comportamiento comienzan a ser transformados, y este nuevo hombre empieza a vivir una vida dirigida por el Espíritu Santo. Penosamente, aun después de recibir esta revelación y de hacer la confesión de fe muchos perecen, regresando a su vieja manera de pensar y vivir. A estos le hizo falta convertirse de corazón. Podríamos teorizar, que a muchos le llega el remordimiento primero, luego el arrepentimiento y luego la conversión.

Para muchos la conversión es inmediata. Mientras que, para otros, es un proceso. Observamos algunos creyentes seguida su confesión de fe, surgen cambios drásticos, mientras que otros duran tiempos para dar frutos de arrepentimientos y conversión. Es importante señalar que, para lograr vencer el Mundo, la Carne (el cuerpo) y sobre todo a los dardos satánicos es necesario la conversión (claro la llenura del Espíritu Santo es indispensable). Existen muchos creyentes que se conducen semejantes a los gentiles. Van de aquí para allá, como las olas del mar; son tibios y tienden moverse y pasar de un extremo a otro fácilmente, profesar otras religiones. Es obvio que estos no se han convertido de corazón, y por lo tanto se le ha hecho difícil el Evangelio. Los ambivalentes son muy notorios; sus vidas son tambaleante y son débil para caer en tentaciones. Sus conductas confunden a los no creyentes, y pueden ser piedras de tropiezo para que otros vengan al Evangelio.  

Hechos 3:19 hace el parentesco y exalta la diferencia que existe entre estos dos términos. Un ejemplo del que está arrepentido, pero le falta la conversión, es que cree que es salvo por obras. Este vive su vida tratando de agradar a Dios haciendo sacrificios materiales, incluyendo sacrificios corporales. Contrario, el convertido sabe que es salvo solo por Gracia (Efesios 2:8) y que no existe sacrificio alguno que lo lleve a ser aceptado ante el Padre, solo Jesucristo Hijo y Su sacrificio en la Cruz del Calvario.  

En el Evangelio de Juan 1:14-16 leemos lo primero que Jesús exhorto al emprender Su ministerio: 14 Después que Juan había sido encarcelado, Jesús vino a Galilea proclamando el evangelio de Dios, 15 y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.”  En el versículo 16 leemos el llamado a los primeros discípulos. Estos hombres estuvieron con Jesús desde el principio de Su ministerio, aun así, algunos de ellos le fallaron. También estudiamos que otros fueron convertidos desde el principio. Posteriormente al Pentecostés, muchos de estos se consolidaron en la Fe de Jesucristo y algunos fueron mártires. La conversión lleva al martinismo, ya que “ya no vivo yo, más vive Cristo en mí.”

Sin conversión no hay frutos de arrepentimiento genuino. Asegurémonos que estamos verdaderamente en la Vid, y que el Maestro no nos eche fuera y diga “sal, no te conozco” o que te saquen de las bodas porque andas con ropas manchadas (Mateo 22:11). Lucas 13:25-27 describe una escena muy triste. Muchos pensaban que eran parte de la familia, pero resulto que eran desconocidos: 25 Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois. 26 Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. 27 Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.

Si estamos en Cristo Jesús, entonces estaremos trabajando para Su Reino y no para el nuestro. Predicando el Evangelio a tiempo y fuera de tiempo, marchando hasta los últimos confines de la tierra llevando este mensaje de Vida, y vida eterna.  Mateo 7:21-23 documenta las palabras de Jesús hacia aquellos falsos seguidores: 21 No todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros[a]?». 23 Y entonces les declararé: «Jamás os conocí; apartaos de mílos que practicáis la iniquidad».

Podemos engañar a todos, pero nunca a Dios…por sus frutos los conoceréis. 27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; 28 y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano (Juan 10:27-28)


No comments:

Post a Comment

No Podemos Callar

  2 Reyes 7:3-8:15 8  Cuando llegaron los leprosos a las afueras del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y se lleva...