Saturday, December 9, 2023

No Espere Al Final De Tu Vida

40 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? 41 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas este ningún mal hizo. 42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino (Lucas 23:40-42).

Muchos de nosotros recordamos cuando decidimos recibir y aceptar a Jesucristo como Salvador y Señor, pero quizás nos hemos olvidado cuantas veces se nos predicó a Cristo antes de ese día. Por lo tanto, no debemos preocuparnos ni molestarnos cuando predicamos a otros y nos rechazan de una manera u otra. Seguimos orando para que el Espíritu Santo avive las semillas del Evangelio sembradas y plantadas en los corazones. Lastimosamente, como el ladrón a la derecha de Jesús, muchos esperan hasta el último suspiro de su vida para reconocer al que siempre estuvo a su lado esperando que Le siguiera. Viviendo vidas de acuerdo a sus deseos lujuriosos sin disfrutar, ni por un momento de su existencia, las bendiciones otorgadas aquellos que creen y obedecen a Dios, siguiendo a Su Cristo, Jesucristo.

Jesús le aseguro a Sus discípulos que todos aquellos que ponen sus vidas en Su mano; en el labrado, dejando los deseos personales, incluso familia, gozaran de los beneficios del Reino Celestial tanto en la tierra como en el cielo – la eternidad (Mateo 19:29-30 explicado).

Cuando conocemos al Cristo y Su amor revelado en la Cruz y somos llenos del Espíritu Santo, empezamos a lamentar el por qué no caminamos con Jesús desde la primera vez que se Nos dio a conocer. Exhortación es debida para aquellos que han recibido a Jesucristo, pero aún no lo han hecho Señor de sus vidas. Estos no están gozando de la completa plenitud del Reino Celestial en la tierra. A Jesús no solo se le reconoce como Salvador, sino también se le da la Señoría de nuestra vida.

La Paz que sobrepasa todo entendimiento procede del Padre, por lo tanto, se considera como una de las bendiciones Divinas. Poder amar a nuestros enemigos, aquellos que nos causan estragos, es un prodigio de Dios, ya que el ser humano solo desea venganza y destrucción para aquello que le dañan deliberadamente. A veces pensamos que los beneficios Divinos son cosas materiales, pero lejos de la realidad. Los beneficios Celestiales más significativos que podemos considerar son los espirituales. Tales como vivir bajo la cobertura del Padre; saber que nos espera una mejor vida con Cristo; el Espíritu Santo con y en nosotros; acceso a los Dones espirituales; la gran familia cristiana orando los unos por los otros, y muchos más.

La idea de estar en el lugar del ladrón que murió al lado de Jesús, y como desperdicio su vida, sabiendo del Maestro y no seguirlo aterroriza. Ahora en la cruz, quizás minutos antes de morir, recibe la revelación de quien es Jesús. Aunque Jesús le dijo que estaría con El en el Paraíso, ya que en su último respiro le reconoció, este vivió una vida perdida y sin frutos.

Hermano, tu que conoces a tu Salvador, hazlo tu Señor y considera vivir seriamente y dedicado a Él y lo que nos comandó (Marcos 16; Mateo 28) continuar.  

Y tú, que aun estas considerando hacerte santo por ti mismo antes de venir a los pies de Cristo, decídete ya. Mucho se te ha predicado el Evangelio, y aun leyendo este artículo no es una coincidencia. Tu nunca podrás santificarte, este es el trabajo del Espíritu Santo. Tu deber es decir Si al llamado que Jesucristo te hace y hacer obras de arrepentimientos, pasando hacia adelante ese Evangelio que se te predico a ti. Jesús anda buscando enfermos, débiles, sucios, pobres de espíritu, desahuciados, para limpiarlos, sanarlos, santificarlos y usarlos para El, que continúen el trabajo de evangelización. Los discípulos no eran santos, eran enfermos, leprosos del alma, hombres común y corrientes. No tenían nada en particular, pero al venir al Maestro, los hizo Sus discípulos, les dio vida y propósito. Estos cambiaron al mundo, hasta el día de hoy. Pero solo en las Manos del Maestro y con la ayuda del Espíritu Santo podemos lograr lo que los Discípulos lograron. Así que decídete por Cristo hoy, no espere el día final de tu vida; tu último suspiro.

 

 

No comments:

Post a Comment

La Necesidad De Un Deuteronomio

(Deuteronomio 1-34) En este libro del Antiguo Testamento, Moisés repasa la Ley que Dios establece con Su Pueblo antes de entrar a la Tierr...