Saturday, January 10, 2015

Hombres insensatos

(Jueces 16:4-21; Mateo 16:1-4)

“El amor ciego es peligroso, sobre todo cuando el hombre cae en manos de una extranjera.”


El hombre insensato carece de sabiduría e inteligencia. Este basa sus decisiones en las emociones y el sentir. Cuando esto hacemos tendemos a equivocarnos, y las consecuencias son devastadoras…hasta morir. Esto le paso a Sansón, hombre separado por Dios, para Dios. Lamentablemente este carecía de sabiduría, lo cual produce falta de dominio propio. Jueces 16 muestra una fotografía clara de un hombre insensato. Aunque elegido desde el vientre de su madre con un propósito especifico (Jueces 13), este juez de Israel era impulsivo, almático, no escuchaba razones ni consejos. Razón tenía Salomón cuando pidió sabiduría en vez de riquezas materiales. La falta de sabiduría engendra necedad e insensatez. Este síndrome (insensatez) es tan grave que no permite al individuo ver ni escuchar; venda los ojos y oídos de una manera global. Pero como Sansón, así muchos cristianos en este tiempo. El titulo ministerial, o la educación bíblica no es símbolo de sabiduría. Estos no abolen o invalidan la insensatez.

La Sabiduría es un don de Dios. Salomón entendía esto. Salmos 111:10 anuncia que el principio de la sabiduría  es el temor a Jehová. Santiago exhorta que…”si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (1:5). Existen dos tipo de sabiduría, la terrenal y la de lo alto, la que viene del cielo. Santiago 3 del 13-18 presenta estos dos tipo de sabiduría: 13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría. 14 Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. 15 Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica. 16 Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala. 17 Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. 18 Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.”

El hombre insensato es torpe y no tiene conocimiento (Salmos 92:6; Proverbios 30:2). Este actúa como una bestia (Salmos 73:22; 32:9) y no entiende justicia (Proverbios 28:5). La sabiduría es muy alta para este (Proverbios 24:7). Proverbios está repleto de advertencia contra la insensatez y necedad. Salomón, a su tercera edad, advirtió lo que surge de un corazón insensato, necio. A este le fue dada Sabiduría del cielo, pero aun decidió ser necio. Entendiendo las dos facetas (sabiduría vs insensatez), ya que vivió en ambas, escribió Eclesiastés y Proverbios para advertir al hombre de los males que acarrea la insensatez vs la grandeza de la sabiduría viviendo en el temor de Jehová. Este autor, aunque le fue dado sabiduría de lo alto, decidió vivir en insensatez y necedad. Con esto entendemos, que aunque Dios nos cede el favor de la sabiduría, está en nosotros decidir qué hacemos con ella.   

Así como a Sansón, ¿cuántas veces somos advertidos del mal que nos acecha? ¿No fueron suficientes las señales para que Sansón entendiera que esta Dalila, aparte de ser filistea, lo que deseaba era destruirlo? ¿Por qué Sansón carecía de discernimiento espiritual? Hasta un niño entendería lo que estaba pasando y se hubiera alejado inmediatamente de ese escenario. Entonces, ¿Qué le paso a Sansón? Las señales fueron claras. Dios le dio amplia oportunidad de escapar de ese ambiente, entendiendo que esta mujer solo buscaba su ruina. A Sansón le gano la insensatez y necedad. Pero el no es el único. La historia de Sansón se sigue repitiendo en estos tiempos. Escuchamos de hombres Nazareos actuando de la misma manera que Sansón. Algunos han perdido la unción y a otros el Espíritu Santo aun le está dando oportunidad de que reaccionen y escapen de la insensatez y necedad y regresen a la sabiduría de Dios. La historia de Sansón es muy triste. Esta ha sido registrada en Las Sagradas Escrituras para nuestro conocimiento y entendimiento. No seamos necios pensando que esto no pasó literalmente. Sansón fue real y así como le paso a él nos puede pasar a nosotros si pasamos por alto las advertencias del Espíritu Santo. Dios no puede ser burlado, y aunque te haya elegido como nazareo no violara Su orden de disciplina y consecuencias.

Evalúa tu caminar delante de Dios. Mira si hay en ti camino de perversidad y pídele a Dios fuerzas para salir de ese ambiente que te tiene atrapado y esclavizado. Sansón fue un esclavo de sus emociones lo cual lo llevo a la necedad e insensatez. Si Dios te permitió leer este material, míralo como otra oportunidad El te brinda para liberarte y sacarte de donde estas. El tiene pensamiento de bien y no de mal para tu vida. El desea seguir usándote para Su Reino, no permita que la necedad e insensatez reine en ti y mueras. Esta podría ser tu última advertencia de parte de Dios. El no desea avergonzarte, sacando tu necedad a la luz, al contrario, Su deseo es el de restaurarte y llenarte de Su sabiduría. No desprecies la oportunidad.

Dios te de sabiduría para que tomes ventaja de esta oportunidad El te brinda.




No comments:

Post a Comment

GUION

“Entonces yo digo: Aquí estoy, para hacer lo que está escrito en el libro acerca de mí. Amo tu voluntad, Dios mío, llevo tu ley en mi in...